Autor:

El presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, reiteró que Petróleos Mexicanos (Pemex) y la Comisión Federal de Electricidad se limpiarán de corrupción, ante las diversas irregularidades que se han documentado desde sexenios pasados.

En su conferencia matutina, el mandatario expuso que Pemex Internacional “requiere una revisión a fondo, porque incluso llegó a ser independiente del Estado mexicano. Funcionaba como una empresa privada sin control, sin que tuviese que rendir cuentas”.

En agosto pasado, Contralínea documentó que “PMI Holdings es una de las más importantes empresas de Pemex porque administra la tesorería centralizada del Grupo PMI, desde finales de 2010. Dicho Grupo está conformado por una veintena de compañías instrumentales radicadas, en su mayoría, en paraísos fiscales y encargadas de comercializar los productos petrolíferos de Pemex y contratar deuda en mercados internacionales, entre otras cosas”. (Ver: edición 603)

La reportera Nancy Flores exponía que de la revisión de los informes de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) se desprendía que el caso de PMI Holdings inició en marzo de 1988, cuando se constituyó también en Ámsterdam.

Sobre esta empresa, apunta la ASF, “resulta importante mencionar que, de conformidad con los argumentos y justificaciones (los cuales no son compartidos por este órgano fiscalizador) que han sido expuestos por Pemex y algunas dependencias del Ejecutivo federal en diversas revisiones de la Cuenta Pública, al igual que el resto de las empresas del Grupo PMI, fue constituida como una empresa instrumental privada, no considerada como una entidad paraestatal, sujeta únicamente a sus estatutos y a la legislación privada del país en el que se encuentra domiciliada y, por lo tanto:

“-Las decisiones sobre aspectos fundamentales de la compañía, tales como: el pago de dividendos, contratación de deuda, otorgamiento de préstamos a otras empresas del Grupo PMI, inversiones en el capital social de empresas extranjeras, corresponde únicamente a los órganos de gobierno de dicha empresa y, por lo tanto, no le son aplicables la Constitución Mexicana, la Ley de Petróleos Mexicanos, la Ley General de Deuda Pública, la Ley Federal de las Entidades Paraestatales, la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, la Ley de Fiscalización y Rendición de Cuentas de la Federación, así como, en general, la legislación mexicana.

“-En función de lo anterior, Pemex ha venido operando bajo los supuestos siguientes:

“-Ni el Consejo de Administración de Pemex, ni el Comité de Inversiones y Estrategia son competentes para analizar y aprobar previamente las decisiones que tome la Junta de Directores de PMI Holdings.

“-Los financiamientos que directamente contrate esta empresa, sin la garantía expresa de Pemex, tampoco son considerados como deuda pública para nuestro país, ni requieren de la aprobación del Congreso de la Unión.

“-El capital de trabajo o flujo de efectivo que maneje PMI Holdings como recursos propios, producto de la operación internacional que se realiza por medio de las empresas del Grupo PMI, son independientes del presupuesto aprobado por la Cámara de Diputados a Pemex y, por lo tanto, tampoco existe la obligación de rendir cuentas en la Cuenta Pública.”

Érika Ramírez