Autor:

El fiscal general de la República, Alejandro Gertz Manero, explicó que la trágica explosión en Tlahuelilpan, Hidalgo, pudo haberse detonado por las grandes concentraciones de gasolina en el ambiente y una fricción de las ropas que vestían los pobladores.

En conferencia de prensa en el Palacio Nacional, el titular de la Fiscalía General de la República informó que el Ministerio Público Federal está haciendo el análisis de la secuencia de los hechos.

“Estas primeras diligencias quiero que ustedes las tomen como lo que son: información preliminar que se va a ir configurando conforme vayamos avanzando.”

Gertz Manero explicó que, en el momento del siniestro, ese ducto estaba cargado con gasolina de muy alto octanaje. Lo anterior generó “una serie de gases de una gran letalidad”. Las personas se acercaron y se movieron de manera multitudinaria.

“Muchas de las personas usan ropa de contenido sintético, que tiene también la posibilidad de generar reacciones eléctricas. Ese es un principio de investigación, no es una contundencia, ni un resultado final: ese movimiento de tantas personas en un área cargada de gases y que además de los contenidos líquidos pudo haber generado esa explosión.”

El fiscal general pidió que se tomara esta hipótesis sólo de manera provisional, pues “es la primera información de carácter pericial que tenemos que se puede ratificar o rectificar conforme vayamos avanzando. Nosotros tenemos la intención, y eso ha sido el criterio del gobierno de la República, del señor presidente, de ir informando todo lo que se vaya avanzando, sin que esto signifique que sea contundente”.

También señaló que la institución a su cargo “está dedicada a la identificación de los restos de las personas que se encontraban en esa área”.

La explosión ocurrida el día de ayer en Tlahuelilpan, Hidalgo, ha dejado un saldo hasta el momento de 73 personas muertas y 80 heridas.

Zósimo Camacho