Autor:

Pese a la oposición de organizaciones no gubernamentales, de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos y de la misma Organización de las Naciones Unidas, de que sea aprobada la Guardia Nacional, pues significaría la militarización del país, el presidente Andrés Manuel López Obrador persiste en su conformación con elementos de la Policía Federal, del Ejército Mexicano y la Armada de México.

Desde el Palacio Nacional, López Obrador justificó como necesaria para “garantizar la seguridad pública porque no había protección para los ciudadanos”.

Dijo que los operativos especiales de la Marina y del Ejército, estaban orientados a enfrentar al crimen organizado y “no se protegía a los ciudadanos. La Policía Federal no se consolidó, fracasó ese proyecto”.

“Por eso la decisión que tomamos, que estoy promoviendo de crear una Guardia Nacional, uniendo a la Policía Militar, a la Policía Naval y a la Policía Federal y dándole el apoyo al Ejército. Tengo yo la confianza en el Ejército, como tengo la confianza en todos los seres humanos”, reiteró.

El primer mandatario depositó su confianza en las Fuerzas Armadas porque, dijo, “el soldado es pueblo uniformado, son hijos de campesinos, los soldados, hijos de obreros que no se les puede descalificar”.

Érika Ramírez