Autor:

El combate al robo del combustible ha significado un ahorro de dos mil 500 millones de pesos, explicó el presidente Andrés Manuel López Obrador.

En su conferencia de prensa dijo que antes de la estrategia que lleva su administración para evitar este delito, en promedio eran 787 pipas diarias; “con el plan se ha bajado a 177 pipas diarias, es decir, 610 pipas menos diariamente”.

López Obrador explicó que esto significa que ya no se han robado 8 mil 540 pipas. “Si se colocaran las pipas una tras otra son como 80 kilómetros de pipas las que ya no se han robado”.

En recursos económicos, “ha significado un ahorro de dos mil 500 millones de pesos”, expuso en Palacio Nacional.

Para el ejercicio de este plan se trabaja en coordinación con servidores públicos de 10 secretarías “y de manera muy destacada nos está ayudando la Marina y el Ejército”.

Ejemplificó que ayer, en la refinería de Salamanca, el Ejército encontró una instalación clandestina de los tanques de gasolina hacia un depósito fuera de la refinería, con una manguera de tres kilómetros.

Reiteró que en el país hay suficiente combustible, “no es un problema de abasto nacional, es una situación especial de distribución que estamos normando para evitar el robo”.

López Obrador enfatizó que como consecuencia del abandono y saqueo a Pemex, “por la política de pillaje que significó el llamado neoliberalismo”, se compran los combustibles en el extranjero; 600 mil barriles diarios de combustibles, de los 800 mil barriles que consumimos diariamente.

Érika Ramírez