Autor:

Acompañado por integrantes de su gabinete, el presidente Andrés Manuel López Obrador continuó con su crítica a los altos salarios de jueces, magistrados y ministros, quienes ayer salieron en defensa pública de sus percepciones. “Se rayaban, sueldos elevadísimos”, dijo.

Aseveró que tiene información de que los representantes del Poder Judicial de la Federación (PJF) “son los servidores públicos mejor pagados del mundo. Solamente Donald Trump gana más que el presidente [Luis María Aguilar Morales], con todo respeto, de la Suprema Corte”.

Ayer, integrantes del PJF hicieron un pronunciamiento público en el que manifiestan su rechazo a la baja salarial propuesta por el presidente, y para que ningún funcionario gane más que el primer mandatario, que son 108 mil pesos mensuales. Negaron ser privilegiados y ganar más de 600 mil pesos.

“Dicen que no es cierto que ganen 600 mil pesos mensuales los ministros. Tengo la información, es cosa de verla en el presupuesto, son 7 millones al año en sueldo bruto, más otras prestaciones que no están ahí indicadas”, enfatizó López Obrador.

Entonces, reiteró, se van a respetar las decisiones que se tomen en el PJF, “pero no puede haber gobierno rico con pueblo pobre. Se me hace una injusticia que existan esos sueldos habiendo tanta pobreza en el país”.

Expresó que se están cumpliendo promesas de campaña, como el de quitar las pensiones a los expresidentes y no usar el avión presidencial: “Ya se fue el avión presidencial, y estamos por vender aviones y helicópteros, que se utilizaban para el servicio de los altos funcionarios públicos”.

Respecto del ajuste estructural que se lleva a cabo en todo el gobierno federal, criticó que el presupuesto público se estaba suministrando al mismo gobierno, a través del pago de pensiones y jubilaciones para quienes trabajaban en la administración pública, gastos operativos y el pago de deuda gubernamental, “no se le transferían recursos al pueblo”.

“A mí sí me importa que esto se sepa, se conozca, que haya información. Y esa es la democracia. Y no pelearnos, no insultarnos. Ser respetuosos. Pero que haya polémica, que podamos confrontar ideas. Además, es extraordinario, imagínense, que haya un diferendo con el Poder Judicial.

“¿Cuándo ha habido diferencias entre el Poder Ejecutivo y el Poder Judicial? Nunca. Porque el Poder Ejecutivo era el poder de los poderes. Entonces, es realmente algo fantástico, extraordinario. Estamos en el terreno de lo inédito. Ese es el cambio, la Cuarta Transformación”, dijo.

En la línea de funcionarios que lo acompañaban se encontraba Olga Sánchez Cordero, secretaria de Gobernación y ministra en retiro, quien en silencio sólo asentía al discurso presidencial.

Protección a migrantes

Otro de los asuntos tratados en la conferencia matutina, fue el de la atención a los migrantes que llegan este mes a visitar a sus familiares para las festividades de fin de año, por lo que garantizó que un programa específico para ellos, para que no sean maltratados ni extorsionados.

Respecto de los migrantes que están en la frontera con Estados Unidos, en espera de ingresar a ese país, comentó que es un asunto que atiende el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, quien ya ha tenido con el jefe del Departamento de Estado (Mike Pompeo). “Ya se presentó un texto para la posible firma de un acuerdo de inversión entre empresas y gobiernos de Canadá, de Estados Unidos, México, y de gobiernos centroamericanos, para enfrentar de fondo en lo estructural el fenómeno migratorio. Estamos avanzando en eso. Se está trabajando. Es la diplomacia la encargada de esta tarea”.

Negó que tenga por el momento intención de viajar a Estados Unidos o que Donald Trump venga a México.

Revisión de Contratos

En materia energética, el primer mandatario anunció que después de 3 años de que se entregaron contratos para la explotación de hidrocarburos, visitará las zonas donde supuestamente tendrían que estarse explotando esas zonas.

“Vamos a esperar para que se invierta, porque no llega la inversión extranjera en los casos en que existen estos contratos, y queremos que sean las mismas empresas las que abran la puerta o cierren la puerta.

“O sea, como se dice en el futbol, el balón está de lado de ellos. Si hay inversión y se produce, adelante; si nada más se tiene los contratos para especular, eso no lo podemos permitir. De todas maneras, nosotros ya definimos un plan para aumentar la inversión pública en Pemex”, dijo.

Andrés Manuel López Obrados anunció que el próximo viernes dará a conocer el plan de salud, en Mérida, Yucatán; el sábado presentará el plan de producción petrolera, en Ciudad del Carmen, Campeche; y el domingo inician los trabajos del Tren Maya, en Palenque, Chiapas.

Érika Ramírez