Autor:

Amnistía Internacional exigió a las autoridades mexicanas esclarecer de manera “inmediata”, exhaustiva e imparcial el asesinato de Julián Carrillo, defensor de la tierra y el territorio de la comunidad rarámuri Coloradas de la Virgen, Chihuahua, ocurrido el pasado 24 de octubre.

El defensor había recibido agresiones desde hacía 5 años atrás, en 2014, las cuales iban desde intimidación, agresiones físicas o verbales hasta el atentado de la vida de familiares: la de su hijo en 2016. Desde 2014, Julián Carillo había formado parte del Mecanismo Nacional de Protección a Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas, refiriere en entrevista con Contralínea Chasel Colorado Piña, coordinadora de injerencia en políticas públicas de Amnistía Internacional.

Lo anterior, sumado a que las autoridades estatales sabían del contexto de violencia que le rodeaba y que en 2016 fue emitida e implementada una alerta temprana para salvaguardar la vida e integridad de los defensores medioambientales “no le fue garantizada su vida e integridad”, señala.

A lo largo del año, 17 personas defensoras de la tierra, el territorio y el medio ambiente han sido asesinadas en el país. Todas incorporadas al Mecanismo de Protección, señala.

El organismo internacional señaló en un comunicado que el delito no debe permanecer en la impunidad, pues de ser así “las autoridades estarían alentando que se perpetren más ataques” contra tal grupo.

De 2017 a 2018, México “pasó de tres asesinatos a 13 asesinatos de defensores medioambientales”, añade la coordinadora. El país ocupa el tercer peldaño en asesinatos a defensores de la tierra y el medio ambiente en América Latina de acuerdo con el informe mundial ¿A qué precio? Negocios irresponsables y el asesinato de personas defensoras de la tierra y el medio ambiente de la organización Global Witness.  Clic para descargar

Jordana González

[NOTA DEL DÍA]