Autor:

I. A Francois-Marie Arouet (1694-1778), mejor conocido con el alias de Voltaire, se le ha adjudicado la célebre frase en las dos versiones con las que ha circulado al pasar del tiempo: “Estoy en desacuerdo con lo que dices, pero defenderé hasta la muerte tu derecho para decirlo”. O la otra, más conocida y citada que dice: “Estaré hasta la muerte en contra de lo que dices, pero defenderé hasta la muerte el derecho que tienes para decirlo”. Voltaire fue un escritor, historiador, filósofo y abogado francés, que perteneció a la masonería y figura como uno de los principales representantes de la Ilustración; pero en primer lugar, no fue Voltaire su autor, sino que la dedujo de sus estudios sobre ese pensador francés de dimensión universal su biógrafa británica: Evelyn Beatrice Hall (1868-1956), quien la escribió tal como aparece en la primera versión. Y quien utilizó el seudónimo “Stephen G Tallentyre” para firmar sus seis libros sobre Voltaire, entre los que está: Los amigos de Voltaire –ninguno traducido al español, así es que sólo dominando el idioma de Shakespeare es posible platicar con ella para conocer sus trabajos–; y que nos lleva a encontrar una pista más sobre quien nos abrió las grandes avenidas para la tolerancia política, social,

II. Además de la tolerancia en y para las libertades y derechos, para combatir las injusticias, censuras y abusos del poder económico y político. Sobre su obra enraizó la Revolución de 1789: la de los derechos del hombre y del ciudadano. Y el final de las monarquías preconstitucionales, aferradas al derecho natural o derecho divino de los reyes y del absolutismo despótico (John Nevilla Figgis, El derecho divino de los reyes, FCE; traducción de Edmundo O’Gortman). Así que con la nueva barbarie criminal, la intolerancia religiosa, el rechazo a las migraciones de quienes huyen de la opresión política y la pobreza; los conflictos raciales; las censuras a las libertades de informar, criticar y de opinar, etcétera, se hace necesario volver a Vol Quien hizo de las libertades, la tolerancia, la igualdad, la laicidad y la supresión de la tortura, la columna vertebral de su obra; y abrió el camino a los derechos de la mujer y el hombre (“todos somos iguales, sólo nuestras máscaras son diferentes”). Proponiendo la educación y difusión del conocimiento y exigiendo ajustar el relato histórico “a la razón y los hechos, para la veracidad”.

III. En la colección Aprender a pensar que nos recuerda la divisa de Kant: “¡Atrévete a  pensar!”, se ha publicado una biografía de Voltaire, con texto de Adrián Ratto, que ofrece una apretadísima síntesis de ese pensador francés de una originalidad innovadora que contribuyó a la irrupción de la Revolución Francesa de 1789. Y quien murió en 1778; unos años antes de ese alumbramiento social, político, económico y cultural de gran trascendencia mundial. Cito también aquí la biografía de John Morley: Voltaire, la conciencia del poder de la ilustración y los derechos de la inteligencia humana. Y en la biografía de divulgación aquí comentada, el lector encontrará la invitación a rastrear más libros de los 80 volúmenes que escribió Voltaire; los cuales nos servirán para aprender a luchar contra las intolerancias, avivando el respeto por los demás en un plano de igualdad. Voltaire defendió las injusticias de su tiempo; y su obra es de indispensable lectura para fortalecer la cultura democrática, en momentos cuando la intolerancia renace con gran virulencia desde la discriminación racial, sexual y económica, con las constantes trabas al ejercicio de los derechos.

Ficha bibliográfica:

Compilador:                Sebastián Escámez Navas

Título:             El pensamiento liberal contemporáneo sobre tolerancia

Editorial:                     UNAM, 2014

Álvaro Cepeda Neri

[MISCELÁNEO][EX LIBRIS]