Autor:

El pliego petitorio oficial del movimiento estudiantil surgido a partir del ataque porril del 3 de septiembre fue discutido y aprobado en la tercera asamblea interuniversitaria, celebrada el sábado 29 de septiembre en el auditorio Che Guevara, a un costado de la Facultad de Filosofía y Letras.

Desmantelamiento de grupos porriles, participación de la comunidad en la elaboración de estrategias de seguridad, elección democrática de autoridades, educación gratuita y rescate financiero de universidades en quiebra, son algunas de las demandas que integran el pliego petitorio.

Después de tres asambleas interuniversitarias –y múltiples asambleas locales en escuelas, facultades y centros de estudio–, los estudiantes de nivel medio superior y superior acordaron un pliego petitorio colectivo, que recoge las demandas comunes a diversas instituciones públicas y privadas, federales y estatales, autónomas y dependientes.

El pliego petitorio –dirigido a los tres Poderes de la Unión en sus tres niveles y a los órganos de gobierno de todas las casas de estudio– contiene 10 demandas que sintetizan las discusiones realizadas por estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de México, el Instituto Politécnico Nacional, la Universidad Autónoma Metropolitana, el Instituto Nacional de Bellas Artes, el Instituto Nacional de Antropología e Historia, la Universidad Autónoma de la Ciudad de México y universidades estatales de Morelos, Oaxaca y Yucatán, entre otras.

Si bien las demandas provienen de los espacios universitarios, explica el pliego, trascienden este medio dado el contexto de profunda violencia social que han provocado las políticas neoliberales. “¡Porque somos los nietos del 68, los hijos del 99, los hermanos de Ayotzinapa, no es que la lucha comience, sino que nunca ha terminado!”, concluyen los estudiantes en su pliego.

Los jóvenes exigen el desmantelamiento de los grupos porriles; esclarecimiento de lo sucedido el 3 de septiembre, y castigo a los responsables materiales e intelectuales de los ataques.

Por extensión, sobre la situación de inseguridad que impera en los planteles (con énfasis especial en la violencia de género), exigen estrategias de seguridad integral y no punitiva que contemplen la participación de estudiantes, trabajadores y docentes.

La elección democrática de autoridades y la eliminación de estructuras de gobierno autoritarias conforman las demandas relacionadas con la democratización. Sobre el tema educativo, demandan garantías de gratuidad, aumento del presupuesto a la educación, rescate financiero de las universidades públicas en quiebra y dignificación del trabajo docente y no docente.

Los estudiantes se suman a la demanda de abrogación inmediata de la reforma educativa y piden la inclusión de la comunidad en el diseño de planes y programas de estudio.

Además, exigen justicia, verdad, reparación del daño y garantías de no repetición para los miembros de la comunidad universitaria víctimas de violencia de género, asesinatos, feminicidios y desapariciones.

El pliego petitorio aprobado será, en adelante, base de las acciones y discusiones del movimiento estudiantil.

Por considerarlo del interés de los lectores, Contralínea reproduce íntegramente el comunicado oficial con el pliego petitorio.

Alba Olea