Autor:

Erick Hernández Sánchez, agente municipal electo de la comunidad Zimatlán de Lázaro Cárdenas, Putla de Guerrero, Oaxaca, y José Israel Barrios Jiménez, agente suplente, fueron retenidos por un grupo armado desde el pasado 28 de septiembre. Habitantes de la región temen por la vida de los agentes, informó el Centro de Derechos Humanos y Asesoría a Pueblos Indígenas, AC (Cedhapi).

A través de un comunicado, el centro de derechos humanos dice que los representantes comunitarios cuentan con medidas cautelares, otorgadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Erick y José Israel son originarios y vecinos de Zimatlán de Lázaro Cárdenas, en tanto que las personas que se los llevaron fueron identificadas como pertenecientes a San Sebastián Nopalera, en la misma región de la mixteca, comunidades que sostienen un conflicto agrario.

El Cedhapi indica que los hechos ocurrieron pese a que “existe un acuerdo de paz y un proceso de dialogo para la solución del conflicto agrario”, que se venía efectuando en la Secretaria General de Gobierno de Oaxaca.

No obstante, la negociación fue suspendida por la “intromisión del diputado electo por el distrito de Tlaxiaco, Mauro Cruz Sánchez, originario de San Sebastián Nopalera, y quien ha incitado a los ejidatarios del lugar a conducirse con violencia y a no continuar con los diálogos para poner fin al conflicto agrario”, destaca el comunicado del Cedhapi.

Érika Ramírez