Autor:

I. Viene muy al caso hacernos eco del refrán que reza: De tal palo, tal astilla, para mencionar que, de tal Lázaro Cárdenas tal Cuauhtémoc Cárdenas, ahora que este último escribió la biografía de su padre, para darnos a conocer sus puntos de vista sobre la trayectoria del ilustre presidente mexicano; al que no pocos comparamos con Benito Juárez. Lo anterior guardando, pues, la perspectiva histórica desde la cual es indispensable analizarlos. Y es que en la lista del presidencialismo mexicano desde José Miguel Ramón Adaucto Fernández y Félix (Guadalupe Victoria) a Peña Nieto, la mayoría pertenece a los presidentes del montón que no han sabido conducir la nave estatal por entre el constitucionalismo (1808-1917) y la obediencia; en el cumplimiento del deber democrático y los fines del buen gobierno republicano en beneficio del pueblo-Nación que nació con la guía de Hidalgo y Morelos. De Los Sentimientos de la Nación a la Expropiación Petrolera (1810-1938), para consolidarse con las conquistas del liberalismo político de la gloriosa Generación de Juárez al frente del pueblo, afianzado con la decisión fundamental de pueblo y Cárdenas. Así que saludamos la publicación de esta biografía que completa las que se han escrito para el conocimiento del estadista michoacano comparable al estadista oaxaqueño.

II. Cárdenas por Cárdenas es el título de esta biografía dividida en 25 capítulos a lo largo de 735 páginas, donde el número 19 de ellos (“La obra de gobierno: la expropiación petrolera”), es el eje-factor común de los capítulos: 14, 15, 16, 17 y 18; y que complementa con el número 13 que refiere el enfrentamiento con el maximato para abordar la reforma agraria, el indigenismo, la organización política, la política educativa y la política exterior (los refugiados republicanos). Es el retrato biográfico de un gran gobernante con los retoques impresos por el hijo; que ha sabido no confundir lo uno con lo otro, para así escribir este rastreo histórico de un hombre que supo librar batallas militares por la Revolución de 1910-1917 y batallas políticas con la Nación-pueblo, para consolidar no pocas conquistas –legales y legítimas– de ese movimiento social que le puso punto final al porfirismo. En esa explosión nacional se templó Lázaro Cárdenas del Río para irse construyendo como el político-estadista que es piedra de toque para el presente.

III.  Del roble Lázaro la robusta rama Cuauhtémoc han brotado los retoños de su prosa para esta biografía que nos muestra el camino entre la vida y el trabajo de militar, al político que sabía de los problemas sociales y supo darles atinadas y expeditas soluciones colectivas. No comparto mucho que su encuentro con Plutarco Elías Calles, en Agua Prieta, fue decisivo para Lázaro Cárdenas; quien sobre la marcha de los acontecimientos revolucionarios fue decidiendo su propio destino caracterizado por su persistencia, su férreo carácter y entrega a la causas de la liberación que culminó en la Constitución de 1917. Una Ley Suprema que él supo hacer cumplir contra la insolencia inglesa-estadunidense aquel 18 de marzo de 1938. Es atractivo leerla porque se trata de la vida de un mexicano que con la teoría y práctica se labra como estadista, para pensar y actuar entre la Revolución y su última etapa. Ha redactado el hijo una memoria del padre intelectualmente amorosa y plena de admiración, exactamente igual que como los mexicanos miran a ese estadista.

Ficha bibliográfica:

Autor:   Cuauhtémoc Cárdenas

Título:   Cárdenas por Cárdenas

Editorial:              Debate, 2016

Álvaro Cepeda Neri

[MISCELÁNEO][EX  LIBRIS]