Autor:

Con la instrumentación del Estándar de Datos de Contrataciones Abiertas (EDCA) se podrían hacer públicos los contratos de las instituciones gubernamentales, con el fin de atender, controlar y erradicar la corrupción. Esto último es el principal objetivo del próximo gobierno, aseguró Joel Salas Suárez, comisionado del Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (Inai).

En la conferencia internacional de Datos Abiertos, celebrada en Argentina, el funcionario expresó su confianza en el EDCA, “un mecanismo que permite a las personas conocer los contratos que efectúa el gobierno, realizar un seguimiento de los procesos de los convenios, así como de saber qué ocurre con ellos”.

Durante su participación, Suárez manifestó que el Sistema Nacional Anticorrupción de México, a través de la Secretaria de la Función Publica, sería el espacio con el que se podría institucionalizar el uso y la explotación de los contratos en el EDCA.

Asimismo, el representante del Inai recordó el compromiso del Instituto para impulsar estrategias que permitan la transformación de datos en información y conocimiento útil para la población, que permita vigilar las concesiones de obras públicas, la participación de las empresas en las mismas, además de la canalización de la participación ciudadana en el combate a la corrupción.

Salas Suárez reconoció que la confianza brindada por los mexicanos en las urnas hacia la nueva administración –que encabezará Andrés Manuel López Obrador– se debió a los compromisos emitidos a favor de erradicar la corrupción.

 “Con la instrumentación del EDCA, las herramientas de trasparencia en publicidad oficial y las obligaciones establecidas por la Ley General en la materia se lograría que la nueva administración cumpliera 36 de sus 50 medidas de austeridad que ha anunciado”, finalizó el comisionado.

La situación de México en materia de corrupción no es sencilla: según el Índice de Percepción de la Corrupción 2017, publicado por la organización Transparencia Internacional, el país obtuvo apenas 20 de 100 puntos, por lo que se posicionó como el número 135 de los 180 países evaluados.

Karen Ballesteros