Autor: y

La Segunda Sala de la Suprema Corte de la Justicia de la Nación (SCJN) resolvió amparar a la comunidad de Bacanuchi, Sonora, contra la construcción de una nueva presa de jales en Cananea.

El 5 de septiembre dictó sentencia con 4 votos a favor y uno en contra después de dos semanas de posponer la resolución. De acuerdo con Luis Miguel Cano, abogado del Proyecto de Organización, Desarrollo, Educación e Investigación (PODER por sus siglas en inglés) pueden pasar días, semanas o incluso meses para que la Corte dé a conocer la sentencia definitiva. Es decir, con sus argumentos y explicaciones sobre la razón por la que decidieron fallar a favor de dicha comunidad.

Además, dijo que como no se conoce aún la sentencia definitiva, no es posible saber si se reconocerá el derecho de consulta para todos los pueblos que podrían ser afectados por casos similares. Sin embargo, “el fallo es histórico, porque la Ley General de Equilibrio y Protección al Ambiente no respeta el derecho a la participación informada en asuntos medio ambientales. El proceso que hay de consulta para ciertos proyectos es insuficiente”.

Maribel y María Elena Bustamante, representantes de los Comités, dijeron sentirse abrazadas, tranquilas y alegres ante la decisión de la SCJN, ya que hasta hace tres semanas temían que nuevamente se derramaran químicos, como en 2014, y hubiera repercusiones en la salud de los habitantes de Bacanuchi.

Por el momento se encuentran a la espera de la sentencia definitiva para saber la fecha en la que podrán empezar a participar en las discusiones sobre la continuación o cancelación de la construcción de la presa de jales.

Aseneth Hernández y Jordana González

 

Leave a Reply