Autor:

Los relatores especiales de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) reconocieron que los ataques efectuados contra periodistas representan la amenaza más directa y significativa a la libertad de expresión en México, por lo que exhortaron al gobierno mexicano a garantizar la seguridad de todos ellos.

En conferencia de prensa, los relatores especiales para la libertad de expresión de la CIDH, Edison Lanza, y de la ONU, David Kaye, presentaron el informe Ampliando el espacio democrático, en el que destacaron la profunda crisis que atraviesa México en materia de libertad de expresión, pues de acuerdo con Lanza, se reportan más de 70 periodistas asesinados “en poco más de 5 años” y 20 desaparecidos.

En el informe se expuso que además de la inseguridad y violencia a la que se enfrentan numerosos periodistas, éstas se incrementan cuando hay motivos de género o de origen étnico.

“En México, ser periodista y mujer implica un riesgo más notorio, ya que vivimos en un país altamente machista, (…) es vivir siempre con el temor a que te maten, te desaparezcan o amenacen”, explicó Cynthia Valdez, periodista desplazada y extraída por el Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas.

El representante del Alto Comisionado de las Naciones Unidas en México, Jan Jarab, afirmó que este país es el más peligroso para ejercer el periodismo y, según el informe, esto se debe principalmente al debilitamiento del Estado de derecho y gobernabilidad local que se ha extendido por todo el país.

Además, el relator especial de la CIDH recalcó que “toda esa violencia proviene de un aspecto estructural y sistémico que busca sofocar el debate público y la participación cívica. Es un ataque general a la esencia de la vida democrática del país, al debate público y a la información a nivel local, estatal y nacional”.

Los relatores especiales recomendaron al gobierno mexicano poner atención en la prevención de esos ataques, en la protección que se brinda a los periodistas y las investigaciones que deben realizarse para dar con los responsables de dichos delitos. Asimismo, enfatizaron la necesidad de fortalecer el Mecanismo de Protección a Periodistas, la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión y la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas.

Karen Ballesteros