Autor:

Ejidatarios del municipio Guazapares, ubicado en la Sierra Tarahumara de Chihuahua, exigen a la empresa minera Coeur Mexicana que cumpla con el contrato que firmó para la explotación de plata. Sin embargo, han sido reprimidos. Incluso dos de ellos, José Luis Lozano Mosqueda e Ismael Vargas González, fueron detenidos y están desaparecidos, de acuerdo con la Red Mexicana de Afectados por la Minería (Rema).

La minera Coeur Mexicana, de capital canadiense, firmó un contrato con los ejidatarios, para la explotación de una mina de plata en el municipio de Guazapares. Dicha minera explota oro y plata en el suroeste de Chihuahua desde el 2007. El estado ocupa el segundo lugar de producción de plata, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Aunque  Coeur Mexicana sostiene que tiene responsabilidad con la comunidad, los ejidatarios de la zona han denunciado que la minera ha incumplido los requisitos del contrato y exigen, desde el 20 de agosto, justicia, mediante manifestaciones y plantones en el camino que da acceso a la mina.

A pesar de que el plantón fue invadido el 30 de agosto, cuando 130 personas de la Fiscalía General de Chihuahua llegaron a disparar al aire para intimidarlos, la población sigue en resistencia para, también, exigir el regreso con vida de los dos ejidatarios desaparecidos.

La Rema afirma que las principales cláusulas que incumplen las empresas mineras  son: negación a la contratación de mano de obra, no realizar las obras prometidas a las comunidades, no pagar derechos de paso, entre otras.

 “A las empresas y sus dueños, no les interesa si un pueblo se opone y resiste o por el contrario firma un convenio, pues en ambos casos habrá persecuciones, represión, criminalización y asesinatos”, denuncia la Rema en un comunicado.

Berenice Santos