Autor:

En el marco del Día Internacional de las Víctimas de Desaparición, México tiene una deuda sin saldar con familiares de las víctimas de desaparición forzada, de acuerdo con la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH).

 “Enrique Peña Nieto se va con una tremenda deuda para los casos de desaparición del país. Las estrategias implementadas, en principio por el gobierno de Felipe Calderón y colocadas nuevamente en el gobierno de Enrique Peña Nieto, traen consecuencias graves para el aumento de casos de desaparición. Frente a esto, el gobierno de transición tiene una oportunidad para cambiar la ruta hacia una respuesta efectiva”, explica Ana Lorena Delgadillo, directora ejecutiva para la Justicia y el Estado Democrático.

En este sentido, la CNDH hizo un llamado tanto a la actual administración de Enrique Peña Nieto como a la entrante, para que trabajen en eliminar la impunidad en los casos de desapariciones forzadas y garantizar que los responsables sean sancionados de forma adecuada.

Ante la problemática, Delgadillo observa “un régimen permisivo para que esto siga ocurriendo; hay una tremenda ausencia para dar respuesta efectiva a los casos de desaparición”.

Además, considera que “hay una ausencia por algunos temas que tienen que ver sobre todo con lineamientos que deben regular como va a funcionar la Ley [General en Materia de Desaparición Forzada de Personas]; sobre todo en términos presupuestales, a la fecha, la Comisión de Búsqueda, la nacional y las estatales, están operando sin presupuesto”.

En este sentido, la CNDH está convencida de que un sistema de justicia en el que además del gobierno colabore la ciudadanía, debe ser el eje central para consolidar un Estado de Derecho capaz de resolver los casos, debido a que no basta con la expedición de la Ley, sino que el gobierno debe mostrar la voluntad política para actuar.

Fabián Vega