Autor:

I. Ignoro quién es el autor de la frase-refrán que a la letra dice: “Soy amigo de Platón, pero más amigo de la verdad”. Y a los periodistas que no abandonan su deber de ser contrapoder les va bien la mitad de ella con un agregado: “Somos amigos de Platón, pero mucho más de las libertades de prensa, para informar y criticar… Y no sabemos aplaudir”, como un día se dolió Enrique Peña públicamente en una conferencia ante los reporteros; soltó la queja creyendo que al retirarse del micrófono no se escucharía. Lo anterior, a propósito de los recientes y ya muy repetidos actos de Andrés Manuel López Obrador para anunciar hasta que se va de viaje a descansar en su rancho “La Chingada”; a donde dijo que se iría a vivir en caso de que la tercera no fuera la vencida. Como sucedió todo lo contrario, sólo va a ella de pisa y corre. Pues bien, no ha parado de dar avisos desde el 1 de julio y va para 2 meses, durante los cuales ha salido a las escalinatas de la mansión de Marcelo Ebrard, en la colonia Roma, más de 100 ocasiones.

II. También lleva tres entrevistas con Peña en Palacio Nacional, donde como presidente constitucional piensa no solamente despachar, sino incluso vivir, para no ocupar la residencia de Los Pinos; la cual inauguró Lázaro Cárdenas, al decidir que el Castillo de Chapultepec era muy ostentoso. En esa mansión han vivido desde entonces 14 presidentes, siendo el último Peña, y según el todavía presidente electo, será un museo anexo al bosque-zoológico de Chapultepec (¿exhibirán en éste los retratos de esos 14 personajes?). Resulta que en la tercera visita a Peña en Palacio, el de Tabasco se fue acompañado de todos sus próximos funcionarios y Peña con los actuales, para una presentación y un encuentro disque para intercambiar información. Y donde los dos se dijeron que mantendrían sus puntos de vista. Y una vez más se notó la imprudencia de López al decirle a Peña que, entre otras cosas, echará abajo la reforma educativa. En el famoso patio por donde sólo entra el presidente en funciones, cada uno se formó con los suyos. Se notaron las caras largas de los peñistas. La de Luis Videgaray era de pánico.

III. Los de Morena con caras de felicidad, porque ignoran que se sacaron la rifa del tigre, tigre que representa a la mayoría del pueblo esperando que López Obrador cumpla sus promesas y compromisos. Y por lo pronto los de Texcoco y Atenco ya le mostraron los machetes en abierta oposición a la construcción del nuevo aeropuerto. Pues bien, el periodista de la caricatura Hernández publicó su creación titulada: “La transición”, donde aparece Peña con sus funcionarios y a un lado el atril con López Obrador, donde Peña dice: “Aprovecho esta primera conferencia de prensa para dar a conocer mi gabinete”. Se puede interpretar como que el tabasqueño no los conoce y con él los lectores (La Jornada, 21 de agosto de 2018), o que éste es parte del gabinete de Peña o que los nominados por López Obrador no existen todavía. Como sea, el autor deja la interpretación a cada lector. A quien esto escribe le parece que como los nominados por Andrés Manuel son priístas, panistas, etcétera, no hay diferencia entre ellos.

cepedaneri@prodigy.net.mx

Viernes, 31 de Agosto 2018