Autor:

Escuchar y atender a las organizaciones civiles, comunidades y pueblos indígenas que protegen el territorio, debe ser una prioridad que debe revisar el nuevo gobierno  para que las Zonas Económicas Especiales (ZEE) cumplan su objetivo, señala un documento del Instituto Belisario Domínguez del Senado de la República.

Las ZEE tienen el objetivo formal de impulsar el crecimiento económico sostenible, sustentable y equilibrado de las regiones del país que tengan mayores rezagos en desarrollo social. Actualmente México cuenta con siete ZEE distribuidas en municipios de Michoacán, Guerrero, Veracruz, Oaxaca,Tabasco y Campeche.

Pero para desarrollar una ZEE, es necesario realizar una consulta libre e informada para salvaguardar los intereses de las comunidades y los pueblos indígenas, según el artículo 18 de la Ley Federal de Zonas Económicas Especiales. Mientras el artículo 36, de la misma ley, señala que las autoridades tienen la responsabilidad de realizar dichas consultas.

Sin embargo, las consultas no han sido efectivas o han sido omisas, por ello,  es necesaria la inclusión de la población local desde los cimientos y, a partir de las primeras acciones relacionadas a las ZEE, sugiere el documento elaborado por la Dirección General de Análisis Legislativo.

Los siete proyectos en las ZEE, prioritarios de AMLO

El cambio de gobierno implica la decisión de continuar o suspender proyectos que no han alcanzado su implementación en un periodo de administración específico. Pero Andrés Manuel López Obrador, presidente electo de México, tiene prioridad de desarrollar siete proyectos en las ZEE; en los que se invertirán más de 500 mil millones de pesos.

Los proyectos que continuarán son: el Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM); las obras en el Istmo; la construcción del Tren Maya, que tendrá una ruta de Cancún a Palenque; la construcción de 300 caminos rurales, con mano de obra de Oaxaca y Guerrero; un proyecto de comunicación para que todo el país tenga internet; la reconstrucción de daños ocasionados por los sismo, y; apoyo a quienes viven en zonas marginadas fronterizas y en la Zona Metropolitana del Valle de México (ZMVM)

Sin embargo, para continuar con dichos proyectos es crucial la consulta ciudadana, como sugiere el documento. El proyecto del NAIM es uno de los que más ha causado conflicto a la ciudadanía, incluso los pobladores han pedido su cancelación.

Para resolverlo, el pasado 17 de agosto, AMLO hizo dos propuestas: la primera es continuar con la construcción del NAIM en Texcoco; la segunda es detener la obra y construir dos pistas y, un nuevo aeropuerto en la hoy Base Aérea Militar Santa Lucía, que operaría junto con el Aeropuerto Benito Juarez. E hizo llamado al pueblo mexicano para que ayuden a resolver el asunto, y dispuso al público los documentos del dictamen técnico del NAIM.

Berenice Santos