Los contrapesos a debate

Autor:

I. En su cuenta de Twitter, la señora Beatriz Gutiérrez Müller -quien por acertada decisión de su esposo Andrés Manuel López Obrador, para acabar con esa tradición monárquica, no será “primera dama”- sí está dispuesta a intervenir en asuntos políticos, consecuente con sus derechos de libertad de expresión, para discutir lo que le parezca que merece su participación. Con esas credenciales de ciudadana ha polemizado con el empresario Claudio X. González (hijo del empresario del mismo nombre, aficionado al béisbol, igual que Andrés Manuel López Obrador) sobre el poder presidencial que encabezará el tabasqueño (con varios tropiezos en sus designaciones, empezando por la del expriista Manuel Bartlett, quien soberbio e intolerante ya escupió a sus críticos al llamarlos “estúpidos”). Y quien insiste con la crítica que esgrimió durante la campaña lópezobradorista para impedir la corrupción e impunidad: exigir contrapesos. Sobre todo después de los resultados electorales que le dieron amplísima legitimidad cuantitativa a López Obrador, con mayoría en las dos cámaras del Congreso de la Unión; pues debido a esto, los “pesos y contrapesos” están en duda.

II. “El poder político sin contrapesos tiende a corromperse y lastimar a quienes dice proteger. Urgen contrapesos… instituciones autónomas del Estado (debió decir del gobierno); algunas organizaciones de la sociedad civil, medios noticiosos libres, comentaristas críticos… y muy importante, el mercado”. Y es que, empresario y capitalista, con familia de grandes inversiones y adherido al neoliberalismo económico, Claudio X. González no puede menos que poner al mercado libre como contrapeso-económico-político. A la señora Gutiérrez Müller esto no le pareció y por la misma vía, las redes, le contestó que los contrapesos ya existen y funcionan. Que en una democracia real tales contrapesos son “circunstanciales a ella”. Y que México (o sea los Estados Unidos Mexicanos, esto no lo dijo ella) al fin camina por una senda democrática que debe con urgencia fortalecerse”. Así que doña Beatriz y don Claudio coinciden discrepando, en que los contrapesos son indispensables. Él hace énfasis en evitar la corrupción. Ella en lo mismo.

III. Sólo tienen diferencias marginales. Ella le saca la vuelta al mercado, al no tomarlo en cuenta para la discusión. Pero, finalmente, dialogaron por Twitter, con sus respectivos puntos de vista, donde lo importante es que ellos como la mayoría de los mexicanos convengamos en que los pesos y contrapesos son indispensables, en el contexto de la división de poderes, para evitar cumplir con la sentencia de que “el poder corrompe”. Y con comillas o sin ellas, es urgente implantarlos, fortalecerlos y aceitarlos democráticamente, con la democracia real, la democracia representativa y la democracia directa, para que los gobernantes tengan, no vaya a resultar el “más de lo mismo” del antiguo priismo, contrapesos a la Presidencia que viene de López Obrador, para evitar el que “hay que cambiarlo todo, para que todo permanezca igual”, o peor, como sucede con Enrique Peña y desde Miguel De La Madrid, pasando por Vicente Fox y Felipe Calderón.

cepedaneri@prodigy.net.mx

Jueves, 23 de Agosto 2018