Autor:

Médicos residentes del Hospital del Niño Poblano y otros centros hospitalarios en Puebla han sido víctimas de mobbing –terror sicológico laboral? por parte del personal médico con mayor experiencia, evidenció una encuesta aplicada en 2013 por la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Puebla, de acuerdo con la agencia informativa del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

Los resultados de la Encuesta sobre la investigación de oficio sobre la presunta violación a los derechos humanos de los médicos residentes en el estado de Puebla fueron dados a conocer dos años después, en 2015, mediante una recomendación de la Comisión.

La encuesta dejó ver que del total de los residentes, el 81 por ciento recibe tratos crueles, inhumanos o degradantes; el 72 por ciento considera ser víctima de agravio; el 69 por ciento sufre actos de violencia física o sicológica y al 76 por ciento le fue violado algún derecho humano durante su residencia en el hospital.

Jesús Felipe Uribe Prado, doctor en sicología por la Universidad Nacional Autónoma de México, explica que el mobbing se trata de una violencia clandestina y por lo tanto no es tan fácil de observar.

 “Cuando esto sucede, siempre es dirigida a una persona o a un grupo de personas sin que los demás se den cuenta, porque entonces ya dejaría de ser clandestina y pasaría a ser otro tipo de violencia”, puntualiza.

Dentro de la violencia ejercida por las autoridades hospitalarias se encontró la prohibición del descanso y consumo de alimentos. En ocasiones los tienen de pie todo el día, son insultados, humillados, reciben amenazas y hasta golpes, todo lo anterior traducido en explotación laboral inconcebible

El experto en salud ocupacional detalla: “para que se considere mobbing        es preciso que estos comportamientos se hagan por lo menos una vez a la semana y, por lo menos, a lo largo de un periodo de seis meses”.

Como consecuencia de estas acciones las víctimas pueden sufrir retraimiento y aislamiento, así como padecer ira, ansiedad, depresión, insomnio, apatía, síndrome de estrés postraumático y llegar hasta el suicidio.

Un factor que propicia este proceso es “la cultura de la empresa o áreas de la misma, en donde se sabe que si no se ejerce violencia no sobresaldrán, por ejemplo los grupos ejecutivos donde se manejan cuestiones de poder político”, precisa Uribe Prado.

 “El objetivo es siempre la muerte civil dentro del grupo: el despido, la renuncia o la inmovilización”, aseguró Florencia Peña, doctora en antropología sociocultural por la Universidad de Florida.

En el país, el mobbing es un fenómeno generalizado que puede presentarse en cualquier sitio de trabajo, ya que aproximadamente el 70 por ciento de los mexicanos lo ha sufrido de acuerdo con la agencia informativa del (Conacyt).

Sin embargo, hasta la fecha no hay ninguna ley que sancione este tipo de violencia en el país. Únicamente existe el Proyecto de Norma Oficial Mexicana PROY-NOM-035-STPS-2016, Factores de riesgo psicosocial-identificación y prevención, el cual sigue sin aprobación.

“Los abogados lo que hacen, más que llevarlo [el delito] al terreno laboral lo llevan a lo civil mediante artículos relacionados con lo moral. De esta manera sí hay sanciones, pero se desvirtúa porque ya no es violencia laboral sino daño moral”, finaliza el doctor Jesús Felipe Uribe.

Jordana González

 

Leave a Reply