Autor:

Tras los escándalos internacionales de evasión y elusión de impuestos en paraísos fiscales ­–conocidos como Panama Papers (2016), Bahamas Leaks (2016) y Paradise Papers (2017)–, 5 mil 414 contribuyentes se acogieron al programa de repatriación de capitales, refiere el informe más reciente de la Auditoría Superior de la Federación (ASF). Éstos retornaron al país 385 mil 55 millones 718.5 mil pesos en 2017.

El programa tuvo su origen en el “Decreto que otorga diversas facilidades administrativas en materia del impuesto sobre la renta relativos a depósitos o inversiones que se reciban en México”, publicado en el Diario Oficial de la Federación el 18 de enero de 2017 como respuesta del gobierno de Enrique Peña a la revelación periodística de los Panama Papers, que involucró a mexicanos en el uso de territorios fiscalmente laxos.

De acuerdo con el reporte de la ASF, los capitales que retornaron a México a lo largo de 2017 causaron impuestos sobre la renta (ISR) por 20 mil 434 millones 676.3 mil pesos. Dicho monto fue por apenas el 8 por ciento del gravamen, por lo que se condonó hasta el 28 por ciento del impuesto a los contribuyentes beneficiados.

Las cifras reportadas por la Auditoría Superior difieren de las que el Servicio de Administración Tributaria hizo públicas al cierre del programa; y es que el fisco indicó que habían regresado al país 334 mil 515 millones de pesos, por los cuales se recaudaron 17 mil 356 millones. Según el SAT, en total 4 mil 52 personas se habían adherido al programa.

Pero en su “Auditoría de cumplimiento financiero: 2017-5-06E00-15-0078-2018”, la ASF reporta que fueron 5 mil 311 personas físicas y 103

personas morales las beneficiadas por el “Decreto”.

En el caso de las personas físicas, el informe indica que repatriaron 271 mil 33 millones 311.8 mil pesos, de los cuales sólo 152 mil 808 millones 533.4 mil causaron impuestos. Al respecto, se recaudaron 12 mil 224 millones 682.7 mil pesos: 12 mil 23 millones 570.1 mil en México, y 201 millones 113.1 mil pesos en el extranjero.

Según la ASF, las personas morales retornaron al país 114 mil 22 millones 406.7 mil pesos, de los cuales 102 mil 624 millones 919.9 mil son los que causaron impuestos.

Aplicado el 8 por ciento del ISR, la recaudación ascendió a 8 mil 209 millones 993.6 mil pesos: 8 mil 72 millones 336.0 mil en México y 137 millones 657.1 mil en el extranjero.

Durante la revisión, la Auditoría Superior dictaminó una promoción del ejercicio de la facultad de comprobación fiscal, para que el SAT audite a 914 contribuyentes beneficiados por el programa, a fin de constatar el cumplimiento de sus obligaciones fiscales.

Ello, porque los auditores identificaron que esos contribuyentes determinaron y pagaron su ISR en términos del “Decreto” pero sin presentar el “Aviso de destino de ingresos retornados al país”, que se estableció en la regla 11.8.3 de la Resolución Miscelánea Fiscal para 2017.

Para la ASF, ello contravino el objetivo del programa de repatriación, al impedir que el SAT conociera el destino que le dio el contribuyente al capital retornado.

Y es que el Decreto estableció que los recursos económicos de los contribuyentes que obtuvieron o mantenían en el exterior regresaran a México para fomentar la inversión productiva en áreas estratégicas y en la generación de empleos.

Nancy Flores