Autor:

I. Al calor de la victoria de Morena, los designados para ocupar las secretarías del despacho presidencial –para cuando se haya ido Enrique Peña y entre al relevo Andrés Manuel López Obrador ¡hasta dentro de cuatro meses! allá por el 1 de diciembre– andan muy activos en reuniones, declaraciones, “abrazo-becho” con los empresarios, industriales y patrones, supuestamente para estrechar relaciones, olvidar las críticas al tabasqueño –que más bien fueron insultos– e ir poniendo las condiciones para la transición en cuanto el Tribunal Federal Electoral le entregue al elegido por más de 30 millones de ciudadanos el documento que lo acredita legalmente para asumir el cargo de Presidente de la República, con apoyo en su legitimidad democrática. Así que los integrantes de ese primer círculo no caben en su entusiasmo. Uno de ellos es Víctor Villalobos Arámbula, sonorense de nacimiento, con más de una docena de títulos en torno a la licenciatura en ingeniería en agronomía.

II. En una entrevista con Carolina Gómez Mena (La Jornada: 9/VII/18), Villalobos pone los puntos sobre las íes de su próximo cargo. Es decir, como titular de la Sagarpa; dependencia que como su nombre lo indica, desarrolla funciones sobre agricultura, ganadería, desarrollo rural, pesca y alimentación de todo el país, y mencionó que el núcleo de funcionarios por él encabezados tendrán su domicilio en el municipio de Cajeme, dentro del perímetro de Ciudad Obregón, en el norteño estado de Sonora. Y que será un grupo itinerante para estar en contacto directo con agricultores, campesinos, ejidatarios, pescadores e indígenas; para con sus facultades, funciones e inversión, ir tejiendo el trabajo de un renacimiento de la producción de alimentos que dé abasto a la Nación. Villalobos ha sido acusado de haber estado de acuerdo con la empresa Monsanto en la siembra y producción de transgénicos, durante su anterior estancia en la Sagarpa. Él lo desmiente. Pero los campesinos no le creen ni el Padre Nuestro de rodillas, porque sí tuvo que ver con esa iniciativa.

III. En la entrevista va puntualizando lo que deberá hacer. Sabe su oficio de agricultor y tiene una preparación técnica al respecto. Le falta aprender políticamente su tarea, conforme a los lineamientos lópezobradoristas. Como los demás seleccionados por el presidente electo, no sabemos bien a bien cómo fue que fueron contactos y recomendados. Pero ahí están y Villalobos es uno de los que asegura promoverá la productividad, uso de la tecnología, utilización eficiente del agua; que entre otras cosas es escasa en Sonora, sin mencionar el viejo proyecto de instalar desaladoras para resolver el abasto: una en Bahía Kino y otra en Empalme-Guaymas. Así como reactivar la tierra y una reingeniería para la toma de decisiones. Son cuentas alegres. Veamos si son ciertas sus declaraciones. Ha de cumplir con los subsidios y precios de garantía. Ocupar a los habitantes del campo y los que han estado llegando con experiencia agrícola. Se nota que Villalobos Arámbula sabe su oficio y la tarea que le espera para regenerar la actividad agrícola. Veremos.

cepedaneri@prodigy.net.mx

Domingo, 29 de Julio 2018