Autor:

Más del 50 por ciento de la población que trabaja se encuentra dentro del sector informal, es decir, que se ocupa en empleos que no cuentan con amparo legal o institucional de ningún tipo y lo realizan por la necesidad de procurar algún ingreso para sustentar su vida y la de su familia.

De acuerdo con la última Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), llevada a cabo por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), en junio de este año, del 96.6 por ciento de la población ocupada, 56.5 por ciento se encuentra dentro de la informalidad.

Conforme a lo reportado por el Instituto, la informalidad laboral se entiende como “la suma de los que son laboralmente vulnerables por la naturaleza de la unidad económica para la que trabajan, ya que puede que trabajen sin protección de seguridad social, laboren en micronegocios sin registro alguno, o se encuentren ocupadas por cuenta propia en la agricultura de subsistencia”.

El Inegi también informó que cerca del 3.4 por ciento de la Población Económicamente Activa (PEA) se encuentra desocupada, pero no rechaza la idea de realizar alguna labor en un futuro próximo.

Es este el caso de personas cuyo nivel máximo de estudios es el medio superior y superior, quienes conforman la mitad de la población desocupada, con un total de 50.4 por ciento; seguidos de aquellos que ya terminaron la educación secundaria, con el 34.9 por ciento, de acuerdo con el Instituto.

Fabián Vega