Autor:

I. Hubo en Nogales, Sonora, un periodista que fue presidente municipal: Pomposo Salazar, quien tenía por costumbre consultar muy temprano los periódicos nogaleños, del resto de la entidad e incluso los que llegaban de la capital del país, de Arizona y California. Así atendía las informaciones, críticas y cartas de los ciudadanos sobre los problemas municipales y les daba solución, poniendo en marcha a los empleados. Esto lo digo porque a los periódicos llegan cartas de sus lectores por demás interesantes; particularmente al buzón de La Jornada y Reforma, pues tienen amplios espacios para darles publicidad. Me topé con una de la ciudadana María del Carmen Rodríguez, con excelente redacción y que suscribo en todas sus partes, salvo en lo referente a suspender las marchas de protesta. En ella hace recomendaciones a la jefa de gobierno de la Ciudad de México electa: Claudia Sheinbaum Pardo, que a la letra dice:

II. “La Ciudad de lo realizado. Claudia Sheinbaum, felicidades por su triun­fo, aunque no voté por usted. Lo que más me intriga de sus discursos es cómo los terminaba: “Rescataremos la Ciudad de la Esperanza”. No, por favor, estamos cansados de esperar, quere­mos ser la ciudad de lo realizado. No queremos seguir teniendo la esperanza de que ya no habrá más violencia y que se pueda circular libre­mente a pie o en auto a cualquier hora del día; seguir teniendo la esperanza de que no haya más policía que trabaje en vano llevando delincuentes ante el Ministerio Público y éstos los dejen salir una y otra vez, mientras tardan horas en atender a la ciudadanía que quiere po­ner alguna demanda. Queremos una ciudad iluminada, sin baches, lim­pia, en donde se enseñe a la ciudadanía, con campañas permanentes, que no debe tirar basura. Queremos se­máforos bien coordinados que no entorpezcan el trán­sito y no provoquen que se generen más contaminantes. Queremos tener un cuerpo de policía que se respete, sea respetado y vigile diligentemente. Que las decisio­nes se tomen en beneficio de todos sin hacer distinción de zona, pero tomando en cuenta a aquellos que están necesitando más el apoyo gubernamental”.

III. Y continua: “No queremos que el gobierno sea empresario o dé concesiones para provecho de algunos, so pretexto de que debe ser autofinanciable. Que donde haya parquímetros el beneficio sea inmediato a la colonia que los tiene y no se les retenga hasta cuando el concesionario lo decide. Que los cuidados del medio ambiente sean congruentes; es decir, que cuando haya contingencias ambientales se prohíban marchas que entorpezcan más el tránsito y, con ello, se generen más gases contaminantes. En fin, quehacer hay mucho. Sólo esperamos que sea congruente con su discurso. María del Carmen Rodríguez. Cuauhtémoc”. Ésta es una muestra clara de que los ciudadanos de esta complicada entidad –sede de los poderes federales, y dice AMLO que pronto descentralizará varias secretarías del despacho presidencial– están al límite del hartazgo. Y vale que la señora Sheinbaum lea esta carta de una residente en la alcaldía de Cuauhtémoc, ya que enriquecerá la concepción de su jefatura.

cepedaneri@prodigy.net.mx

Sabado, 21 de Julio 2018