Autor:

El incremento del 0.3 por ciento anual en la actividad industrial del país, registrado en mayo, “no representa un avance significativo, porque no responde a las necesidades: la demanda de trabajos en México es más alta”, explica a Contralinea Francisco Lemus Yañes, economista por la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo.

De abril a mayo del presente año, la actividad industrial del país subió en un  0.1 por ciento de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

En el mismo periodo, hubo un decremento del 2.6 por ciento en la generación, transmisión y distribución de energía eléctrica, suministro de agua y de gas  por ductos al consumidor final. Asimismo, el Inegi detectó un descenso del 6.6 por ciento en la minería.

Lo anterior, explica Lemus Yañes, se debió a que México atravesó un proceso electoral que impidió al gobierno consumir productos ofrecidos por “casi todas las empresas. Dejó de consumir productos por las vedas electorales y no pudo utilizar recursos para ciertas cosas. [Por eso] hubo un retroceso económico en los meses previos a las elecciones”.

Una vez pasadas las elecciones, “todos los presupuestos que estaban atorados fueron liberados”. Lo que significa que “en los próximos meses habrá una aceleración”, puntualiza el maestro en estudios políticos por Universidad Nacional Autónoma de México. Agrega que, “seguramente, el resto del año tendrá un buen desempeño y cerrará muy bien en materia económica”.

Jordana González