Autor:

El proceso electoral 2018 es ya el más violento de las últimas décadas en México. De acuerdo con la consultora Etelek, 113 políticos y candidatos han sido asesinados desde el inicio del proceso electoral. De éstos, 28 eran precandidatos y 15, candidatos registrados.

Además, en este mismo periodo han sido asesinados 50 familiares de actores políticos. Otro punto que observa la consultora es el referente a las amenazas. Al respecto, indica que son 132 políticos bajo esta condición.

En este contexto de violencia extrema, el Comité Conciudadano para la observación electoral ha calificado como terrorismo electoral las agresiones encaminadas a incidir en la participación ciudadana en el proceso. Ello, tras observar que muchos atentados tienen como fin inhibir el voto ciudadano.

Y es que en este clima que impide a los ciudadanos y políticos participar libremente y con garantías en el proceso, este 13 de junio 10 candidatos del Partido de la Revolución Democrática a diferentes cargos presentaron su renuncia en el municipio de Cutzamala de Pizón, en Guerrero. El motivo, según dijeron, es por las amenazas de muerte de parte de grupos criminales.

Por temor, los aspirantes a presidente municipal, síndico y regidores, así como cuatro suplentes abandonaron la contienda.

Guerrero es la entidad federativa con mayor violencia política, al registrar 24 políticos asesinados en el contexto electoral, seguida por Oaxaca, con 19 crímenes; y Puebla, con 13.

Además de los asesinatos y amenazas, candidatos y políticos también han sido víctimas emboscadas armadas, agresiones físicas, asaltos violentos y secuestros.

Nancy Flores