Autor:

I. Más ilustrado. Con más lecturas y aguda inteligencia, Mario Vargas Llosa –Varguitas, como él se dice– nos participa de la parte intelectual de su autobiografía, en su libro La llamada de la tribu, donde pasa revista a Marx y al aristotelismo-hegeliano. Un texto de liberalismo económico desbordado, con dosis de liberalismo político, asido sobre todo, a Karl R Popper, autor del grandioso estudio La sociedad abierta y sus enemigos (tengo la edición príncipe de 1963, traducida por Eduardo Loedel). Obra que el profesor y pensador mexicano Guillermo Héctor Rodríguez desde 1960 hacía estudiar a sus alumnos de Ética y Teoría del Conocimiento, en la Facultad de Filosofía y Letras, y en la Facultad de Derecho (UNAM); introduciendo también a Popper y Kelsen contra la animadversión platónica-aristotélica y hegeliana-marxista de la mayoría de los profesores universitarios. Así que hilando con hechos de los pensadores que, según el peruano, lo ilustraron en su trayectoria de literato y enemigo de las democracias directas a las que tacha de populismos para glorificar a las élites políticas y económicas, como intelectual “cebolla” (todo cuanto ocurre en su vida lo relaciona con algún episodio de su lejana juventud), deshoja su interpretación en éstas más de 300 páginas.

II. Así, Vargas Llosa da su versión de Adam Smith (ídolo de los fanáticos del liberalismo económico); José Ortega y Gasset, por aquello de la “rebelión de las masas” a las que odia; Fredrich August von Hayek, fundamentalista del liberalismo económico; Karl Raymund Popper, científico kantiano excepcional pensador del liberalismo político; el francés librepensador Raymond Aron; el teórico de las doctrinas políticas Isaiah Berlin (aunque no superior a Norberto Bobbio, al que no cita Vargas) y el enloquecido del liberalismo económico Jean-Francois Revel. Aquí es preciso hablar del aristócrata intelectual –imitador fallido de Octavio Paz– Enrique Krauze, quien también le da por la militancia partidista y merecidamente arremete contra el dictadorcillo Maduro; aunque con comparaciones intencionalmente perversas ataca a López Obrador para favorecer a la derecha. Mas sus ataques –que no críticas– copian lo de “el Estado soy yo” de Luis XIV, titulando su libro: El pueblo soy yo. Según él, “México, en la antesala del populismo” y con alarde de bibliografía política, dice defender la libertad; pero no las libertades constitucionales de una sociedad abierta con derechos humanos para opinar y decidir entre las alternativas de izquierdas democráticas y derechas que postulan la democracia representativa como única opción.

III. Despectivamente llama populismo a la democracia directa y lo iguala con dictadura. Se dice liberal (obviamente del liberalismo económico) y republicano, pero con su odio a la democracia directa, como profeta desarmado vaticina que todos los populistas son lo mismo, aferrándose al clavo ardiente de Lázaro Cárdenas para hacerlo popular, y no como el populista que fue. Y dueño de la historia decide como en el chiste aquel de quien sentenció: “de aquí para acá son populares, el resto son populistas”. Y cuando uno de los populistas le reclamó no serlo, el Krauze de la anécdota, respondió ¡pásate al otro lado! El libro del peruano –quien dicta sus sesudas disertaciones partidistas a la derecha de la democracia representativa– es superior al de Krauze, aun con su particular tribalismo. Ofrece su Smith de La riqueza de las naciones a favor de su liberalismo económico; con un individualismo elitista como si la “insociable sociabilidad de la humanidad” no fuera, pueblo. Krauze, sin ir más allá de su fundamentalismo político, se lanza contra la democracia directa: el pueblo expresando sus demandas; para no ir hasta Atenas, con populistas como Hidalgo, Morelos, Juárez, Madero, Cárdenas, etcétera. Éste es el punto de vista de quien esto escribe, por lo que debe leerse tanto el texto de Krauze sobre el poder absoluto y sus puntapiés al populismo “porque se perfila el posible triunfo de Andrés Manuel López Obrador en las elecciones”. Como el de Vargas, para conocer las biografías a modo del liberalismo económico.

Ficha bibliográfica:

Autor:   Enrique Krauze

Título:   El pueblo soy yo

Editorial:              Debate, 2018

Autor:   Mario Vargas Llosa

Título:   La llamada de la tribu

Editorial:              Alfaguara, 2018

[MISCELÁNEO][EX LIBRIS]

 

Leave a Reply