Autor:

El registro oficial de feminicidios estaría ocultando las verdaderas cifras de los crímenes de odio contra las mujeres en México. Y es que mientras el Informe del grupo de trabajo que atiende las solicitudes de Alerta de Violencia de Género contra las Mujeres consignó 30 feminicidios en 2017, el no gubernamental Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio (OCNF) documentó 40 casos, únicamente en la Ciudad de México, en el mismo lapso.

De acuerdo con especialistas, el gubernamental grupo de trabajo suele desestimar los casos a pesar de tener claros indicios de que se trata de feminicidios. Algunos de ellos incluso se clasifican como asesinatos ligados a cuestiones de narcotráfico.

Ana Yeli Pérez –asesora jurídica del Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio– indicó que ante la falta de certezas se necesita una mejora en el protocolo de actuación en lo referente a feminicidios, así como un grupo interinstitucional de especialistas que se encargue del tema.

Durante su participación en el foro “Desafíos de la Alerta de Género en la Ciudad de México”, Laura Martínez, directora de la Asociación para el Desarrollo integral de Personas Violadas, señaló que los feminicidios no son los únicos crímenes que se ocultan.

“En todos los documentos que hablan sobre la violencia sexual, los índices son muy bajos”. Ello, dijo, porque las instituciones como el Servicio Médico Forense no llevan registro de la violencia a las mujeres: mencionan la forma en la que fueron asesinadas, pero no hay nada que se refiera a feminicidios pese a las evidencias.

Las expertas consideraron, además, que el protocolo para evitar la violencia de género no se lleva a la práctica. Hay errores al momento de iniciar una investigación por feminicidio, lo que trae como consecuencia la numerosa pérdida de pruebas.

Aunado a lo anterior, el protocolo de investigación para el delito de feminicidio –establecido desde 2012 en la Ciudad de México– no ha sido actualizado.

Diana Aguila