Autor:

Para el año 2050 habrá más plástico que peces en el mar, alertó el Programa de Naciones Unidades para el Medio Ambiente (PNUMA). Y es que de acuerdo con sus estimaciones, casi 8 millones de toneladas de residuos plásticos se vierten en los océanos cada año, lo que equivale a vaciar un camión de basura cada minuto.

Aunque el PNUMA presentó la campaña #MaresLimpios, en febrero de 2017, como medida para evitar los graves problemas de contaminación marina en el mundo, México aún no se suma. Algunos países latinoamericanos que ya participan de la iniciativa son Colombia, Chile, Brasil, Panamá, Perú y República Dominicana.

Es por ello que se presentaron un total de 14 iniciativas ante la LXIII legislatura relacionadas con el manejo, la reducción, y la prohibición en la producción y consumo de plástico, sólo 10 siguen vigentes con estatus pendiente, señaló el documento “Iniciativas legislativas para reducir la contaminación marina por residuos plásticos” de la Dirección General de Análisis Legislativo.

Dichas iniciativas coinciden en tres puntos: el primero, se refiere a la importancia de hacer valer los preceptos constitucionales que establecen el derecho humano a un ambiente sano; el segundo, con el aumento en la producción y consumo de plástico en las últimas décadas como resultado de la sociedad de consumo y el modo de producción; y el último, en las iniciativas que enfatizan los efectos contaminantes del plástico debido a su lento proceso de degradación.

“Mientras no se desarrolle un sustituto perfecto para el plástico, es indispensable que las medidas legislativas en la materia incluyan de manera más central la importancia de programas de educación ambiental. Una ciudadanía más consciente de los efectos contaminantes del plástico en el ambiente permitirá que en sus acciones cotidianas rechace todo aquél plástico que no se puede reusar”, agregó el documento.

Rodrigo Ek