Autor:

Las personas con orientación sexual, identidad de género o características sexuales diversas sufren prejuicios sociales y omisiones legales que deben ser atendidos a través de medias que prevengan la discriminación. 

Entre las tareas pendientes señaladas por el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) destaca la necesidad de adoptar medidas contra el bullying homofóbico y transfóbico, trabajar la prevención del suicidio entre niños y niñas, y tipificar los crímenes de odio hacia personas lesbianas, gay, bisexuales, transexuales, intersexuales (LGBTI).

Así como mejorar el acceso al matrimonio igualitario, visibilizar la existencia de personas intersexuales y erradicar las cirugías de asignación de sexo a bebés, niñas y niños.

Uno de los pendientes destacados por el Conapred es la reforma a las leyes de Seguridad Social y del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de Trabajadores del Estado, puesto que hoy impera la negación de la afiliación a los cónyuges del mismo sexo a los servicios del IMSS o ISSSTE, dada una interpretación literal y discriminatoria de las normas institucionales. A la fecha se requieren juicios de amparo ante la Suprema Corte de Justifica de la Nación para lograr la afiliación.

Otro pendiente importante para fomentar el reconocimiento de las personas transexuales es la expedición de nuevas actas de nacimiento que reconozcan su identidad mediante procedimientos administrativos sin obstáculos arbitrarios a nivel nacional.

En México 3.6 por ciento de los jóvenes se identifican como miembros de la comunidad LGBTI. Como homosexuales 1.5 por ciento, como bisexuales 1.4 y como lesbianas 0.7, según un estudio del Instituto Mexicano de la Juventud y la Universidad Nacional Autónoma de México de 2012. Hasta mayo de 2016 en la Ciudad de México habían contraído matrimonio 3 mil 886 parejas de hombres y 3 mil 273 parejas de mujeres, según información de la Consejería Jurídica y de Servicios Legales del gobierno de la Ciudad de México.

Alba Olea