Autor:

El embarazo es la principal causa de discriminación laboral que afecta a las mujeres, de acuerdo con el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred).

Entre el 1 de enero de 2017 y el 31 de marzo de 2018, este género presentó 707 quejas ante el Consejo en las que denunciaron actos de discriminación laboral; y, según la institución, el embarazo fue la causa que predominó en los expedientes, con 168 denuncias.

En el estudio La discriminación en el empleo en México –del Conapred y el Instituto Belisario Domínguez– se destaca, además, que las mujeres entre los 19 y 60 años de edad que son madres desarrollan una menor participación económica, en comparación con aquellas que no lo son. Además, las posibilidades de tener una fuente de empleo disminuyen en proporción de la cantidad de hijos que tienen.

Añade que en la Encuesta nacional sobre dinámica de las relaciones en los hogares 2017, que realizó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, se reveló que, entre 2011 y 2016, al 11.8 por ciento de las encuestadas les pidieron prueba de embarazo en sus trabajos, mientras que al 1.8 por ciento las despidieron, no las contrataron o les bajaron el salario por estar embarazadas.

Por esta razón, el Instituto Nacional de la Mujeres, la Secretaría de Trabajo y Previsión Social, en conjunto con el Conapred crearon la Norma Mexicana en Igualdad Laboral y No Discriminación. Su objetivo principal es identificar los centros de trabajo públicos y privados en los que hay igualdad laboral.

Algunas de las acciones que recomienda es contar con un 40 por ciento de mujeres en puestos directivos, impulsar el uso de lenguaje incluyente y no sexista en los centros de trabajo, permitir que las mujeres embarazadas puedan cambiar temporalmente sus jornadas de trabajo –en caso de tener horario nocturno–, así como promover la corresponsabilidad en el trabajo doméstico.

Aseneth Hernández