Autor:

Los derechos de las mujeres trabajadoras son violentados y en ocasiones son eliminados al estar inmersas en espacios laborales liderados comúnmente por varones. Tal es el caso de diferentes líderes sindicales que han sufrido violencia por parte de sus patrones y de sus organizaciones gremiales.

“Las mujeres son las primeras en ser despedidas. Cuando se exige respeto como trabajadoras, somos amenazadas, y lejos de valorar nuestras capacidades se cuestiona nuestra honestidad, nuestra integridad y calidad moral”, dijo Verónica Palafox, portavoz del colectivo Las Constituyentes.

En el conversatorio La Mujer en el Ámbito Laboral y Sindical se exhibieron casos de esta violencia de género, como el de Mary Carmen Larralde Hurtado, secretaria de Acción por la Mujer del Sindicato de Trabajadores de la Universidad Nacional Autónoma de México (STUNAM), quien afirmó que dentro de esa organización gremial resulta una tarea ardua el defender sus derechos.

Y es que, explicó, en el sindicato de la máxima casa de estudios de México las trabajadoras son marginadas y desvalorizadas. También expuso que no reciben apoyo cuando son acosadas laboral y sexualmente.

Otro caso visibilizado fue el de la periodista y sindicalista Judith Calderón Gómez, quien en 2017 fue despedida junto con algunos compañeros por mostrar oposición al recorte de su contrato colectivo de trabajo y la desaparición de prestaciones en el periódico La Jornada.

A causa de la desigualdad y la falta de derechos laborales, representantes de Las Constituyentes se pronunciaron a favor de la aplicación de las leyes existentes en materia de derecho laboral con perspectiva de género y que los derechos femeninos sean respetados en todos los espacios de trabajo.

Reclamaron además que los salarios se decreten de acuerdo a las habilidades, experiencia, conocimientos y no por razones de género.

Jordana González