Autor:

“No son tres, somos todos”, resonaba la consigna de decenas de personas en las calles de Guadalajara y la Ciudad de México, el pasado 25 de abril, tras conocerse el presunto asesinato de Javier Aceves, Marco Ávalos y Daniel Díaz, estudiantes de la Universidad de Medios Audiovisuales.

Según la Fiscalía de Jalisco, las víctimas –de entre 20 y 23 años de edad y desaparecidas desde el pasado 19 de marzo en Tonalá, Jalisco– fueron torturadas y ejecutadas por narcotraficantes del Cártel Jalisco Nueva Generación, y sus cuerpos disueltos en ácido.

Durante la jornada de protestas, los manifestantes exigieron no más desapariciones ni asesinatos de estudiantes, así como justicia y la presentación de pruebas que confirmen la versión oficial del atroz crimen.

“Vivos se los llevaron, vivos los queremos”, gritaban los manifestantes; también, “ni perdón, ni olvido; castigo a los asesinos”.