Autor:

Estados Unidos destinará un total de 38 mil millones de dólares en ayuda militar a Israel en los próximos 10 años, según el Memorando de Entendimiento firmado por el gobierno de ambos países, que tendrá vigencia de 2019 a 2028. El objetivo de esta ayuda militar es mantener la “ventaja cualitativa” que posee Israel sobre los ejércitos de países vecinos.

Departamento de Estado de Estados Unidos

Israel es el principal beneficiario de la ayuda militar extranjera de Estados Unidos. A la fecha ha recibido 134 mil 700 millones de dólares en ayuda bilateral y fondos para la defensa antimisiles, razón por la que posee uno de los ejércitos más sofisticados tecnológicamente, y una industria militar que abastece armas a nivel mundial.

El financiamiento militar extranjero representa el 19 por ciento de su presupuesto de defensa, según el informe elaborado por Jeremy M Sharp, especialista en asuntos de Oriente Medio, del Servicio de Investigación del Congreso de Estados Unidos (Congressional Research Service).

El 14 de septiembre de 2016, los gobiernos de Israel y Estados Unidos firmaron un nuevo Memorando de Entendimiento (Memorandum of Understanding, MOU, por sus siglas en inglés), mediante el que Estados Unidos promete a Israel 38 mil millones de dólares en ayuda militar para el periodo comprendido entre los años fiscales 2019 y 2028. De ellos, se destinarán 33 mil millones en donaciones al financiamiento militar israelí y 5 mil millones en asignaciones para la defensa antimisiles.

Para evitar que Israel pierda su ventaja militar, la venta de armas y servicios a cualquier otro país del Oriente Medio se encuentra regulada por la Ley de Control de Exportación de Armas (Arms Export Control Act, AECA, por sus siglas en inglés). Estados Unidos puede comerciar con otros países del Golfo Árabe (como Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos), siempre y cuando no ponga en riesgo la superioridad militar de Israel, y le provea de las capacidades y entrenamiento necesario para asegurar su dominio.

Esta Ley permite, además, que Israel negocie grandes compras a la industria armamentística estadunidense a través de pagos programados a largo plazo.

Desde 1999, la ayuda militar a Israel se ha concretado en Memorandos de Entendimiento de 10 años de duración. Estos Memorandos no son acuerdos jurídicamente vinculantes, como los tratados, y no requieren de la aprobación del Senado.

El primer memorando se firmó durante la administración de Bill Clinton, y acordó un apoyo de 26 mil 700 millones de dólares de 1999 a 2008. El segundo se firmó durante la administración de George W Bush y asignó un total de 30 mil millones de dólares para el periodo de 2009 a 2018. El nuevo memorando entrará en vigor en 2019 y estará vigente hasta 2028, periodo en el que la ayuda militar a Israel crecerá a 38 mil millones de dólares.

Este memorando contempla la paulatina eliminación de contratos con compañías no estadunidenses, y  el financiamiento para la defensa antimisiles por un monto de 500 millones de dólares anuales, que puede incrementarse en caso de que exista “un conflicto armado mayor en el cual esté envuelto Israel”.

Entre otros beneficios, Israel almacena misiles, vehículos blindados, artillería y municiones del Comando Europeo de los Estados Unidos, que puede emplear en caso de conflicto. Ya ha hecho uso de esta reserva para atacar Líbano en 2006 y la Franja de Gaza palestina en 2014. Además, es el primer país en operar el F-35 Joint Strike Fighter, el avión de combate más avanzado.

El Congreso y las sucesivas administraciones de Estados Unidos apoyan los proyectos conjuntos de defensa antimisiles que ambos países diseñan para “frustrar un amplia diversidad de amenazas” que, según su concepción militar, provienen de actores no estatales como Hamas y Hezbollah, y estatales como Siria e Irán. Israel cuenta con una red de defensa activa de cuatro capas: Iron Dome, David´s Sling, Arrow II y Arrow III.