Autor:

Contrario a lo que afirma el gobierno de Enrique Peña, de que México no necesita más refinerías, el consultor independiente Ramsés Alejandro Pech Razo considera que el país no tiene la infraestructura necesaria para que el precio del combustible baje.

“Sólo hay seis refinerías en México [propiedad de Petróleos Mexicanos, Pemex] que no operan”, señaló el maestro en administración de empresas por el Tecnológico de Monterrey.

Agregó que el precio de la gasolina no será bajo “mientras no se tenga toda la infraestructura” y que “no podemos tener precios baratos hasta no quitar los impuestos de su producción”.

En los primeros 2 meses de este año, el precio del combustible aumentó un 2.8 y 3.8 por ciento, respectivamente: la Magna subió 67 centavos y la Premium, 52 centavos.

Al participar en la conferencia “Factores clave en costos de gasolina mexicana”, Luis Fernando Herrera Fallas –director de Regulación y Tarifas en la Unidad de Petrolíferos de la Comisión Reguladora de Energía– aseguró que es necesario la particopación del sector privado para crear la infraestructura necesaria y así los costos se abaraten.

El funcionario refirió que “en 2 años se esperan almacenes privados y la llegada de refinerías privadas que abastezcan con su propia marca combustibles dentro del país”.

Apuntó que a partir de la liberación de costos del combustible, en enero de 2017, Pemex dejó de ser el principal distribuidor de gasolina, ahora son 2 mil 549 marcas distintas las que poseen la gran mayoría de estaciones de servicio en menos de 1 año.

Jordana González