Autor:

Durante 2016, año que corresponde a la administración de Enrique Peña Nieto, de los 127.5 millones de habitantes el 42 por ciento eran pobres (53.4 millones), el 26 por ciento (32.9 millones) de mexicanos vivían en condiciones de vulnerabilidad por carencias sociales y el 7 por ciento (8.6 millones) eran vulnerables por ingresos, de acuerdo con un informe que realizó del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

El informe compara los niveles de pobreza desde el 2008 hasta el 2016 y fue publicado en enero del año en curso en su página de internet. En las estadísticas del informe se puede observar que durante 2008 había 49.5 millones de pobres y para 2016 la cifra aumentó 3.9 millones, es decir 7.4 por ciento más.  Sin embargo, el presidente no realizó ninguna declaración sobre el informe.

Alfonso Ramírez Cuéllar, presidente nacional de El Barzón, dijo que las cifras del Coneval revelan el fracaso del modelo económico que las administraciones del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y el Partido Acción Nacional (PAN) han implementado.

Mencionó que los reveladores datos demuestran que “se concentra la riqueza que genera el país en unas cuantas manos”, ya que los mexicanos no pobres y no vulnerables correspondían a 27.8 millones de mexicanos. Es decir que la riqueza se concentró en 21.8 por ciento de la población.

Ramírez Cuellar añadió que el PRI y el PAN han aplicado políticas estabilizadoras desde los años ochenta del siglo pasado, las cuales deterioran la capacidad del país para administrar sus recursos y atender los rezagos que viven millones de mexicanos. Además, dijo, no han garantizado la estabilidad que prometieron y que vuelven a prometer en plena campaña electoral.

Aseneth Hernández