Autor:

Guerrero se encuentra entre los cuatro estados con más agresiones y violaciones contra defensores de derechos humanos en la República.  En 2017 hubo 21 casos de defensores ejecutados extrajudicialmente y 58 desaparecidos, según un informe de la Red Nacional de Organismos Civiles de derechos Humanos “Todos los Derechos para Todas y Todos” (Red TDT).

Es por ello que el 19 y 20 de septiembre se realizó en los municipios Chilapa y Chilpancingo una Misión de Observaciones con la finalidad de comprender la situación de desaparición forzada y de desplazamiento forzado vivido en la zona, así como los riesgos que enfrentan los defensores ante esta situación.

Tan sólo en 2016 se registraron 2015 asesinatos, 41 desaparecidos, 26 heridos y se hallaron 56 cuerpos en fosas clandestinas en Chilapa y Zitlala.

Los artículos 22 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos y el 12 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos garantizan el libre tránsito en un estado y escoger de manera libre su residencia. Los habitantes de Chilapa no han podido ejercer este derecho, ya que 500 personas fueron desplazadas del 7 al 9 de junio de 2017 como consecuencia de la violencia criminal que se vive ahí y se vieron forzados a desplazarse a otro municipio.

Los grupos defensores de derechos humanos sufren racismo, discriminación, violencia económica y patrimonial. “Existe una invisibilización estatal de la dramática situación que atraviesan víctimas y defensores, propiciada por el desinterés que tienen las autoridades por atender las demandas”, precisa el informe.

Jordana González