Autor:

El sector más vulnerable del país se ha puesto en la mira de expertos en el sector agropecuario, quienes elaboraron una propuesta de política pública para promover el crecimiento y fortalecimiento del campo mexicano.

A través del documento La Nueva Sociedad Rural, generado a partir de reuniones periódicas desde 2017 del Grupo Agenda Rural, iniciativa de Rimisp – Centro Latinoamericano para el Desarrollo Rural, ponderan cinco ejes principales: productividad y competitividad, sostenibilidad ambiental, inclusión productiva, bienestar rural y estado de derecho.

En el mensaje principal se desglosa cada uno de las aristas:

“Productividad y competitividad: implica que el campo aporte al crecimiento económico y al bienestar de la sociedad, para lo que debe contar con los recursos, bienes y servicios necesarios que le permitan ser productivo, diversificado, sustentable y eficiente lo que incluye aumentar la participación de las mujeres en empleos remunerados.

“Sostenibilidad ambiental. El campo mexicano debe ser moderno e inclusivo, pero también sustentable, resiliente a los efectos del cambio climático, e incorporado a una economía que haga uso equilibrado de la biomasa.

“Inclusión productiva. El campo debe estar integrado a los mercados y cadenas de valor urbanos e internacionales. Debe contar con agricultores profesionales y con pequeños productores rurales, que superen la visión convencional mediante la integración de innovación y conocimiento, reducir las desigualdades tecnológicas y de conocimientos entre pequeños y grandes productores, y ofrecer mayores oportunidades de participación productiva a mujeres, jóvenes, indígenas y afromexicanos para reducir la desigualdad.

“Bienestar rural. El campo debe cumplir con el propósito de brindar a sus habitantes bienestar, expresado en salud, educación, empleo y acceso a activos productivos, reducir la desigualdad de género y similares condiciones de trabajo que las y los trabajadores urbanos, salario digno, asegurando que la visión de los habitantes rurales sea recogida en la adopción de las políticas.

“Estado de Derecho. El campo debe ser seguro en lo físico, lo social y lo ambiental; las zonas rurales deben desarrollarse en paz, con adecuada y oportuna presencia del Estado y sus instituciones, que garantice a sus habitantes el ejercicio pleno de los derechos ciudadanos”.

Entre los participantes se encuentran: José Sarukhán, director de la Comisión Nacional para el Conocimiento de la Biodiversidad; Julia Carabias, quien fuera la primera secretaria de Medio Ambiente; Francisco Mayorga (exsecretario de Agricultura y empresario de Jalisco), Margarita Flores (secretaria del Comité Mundial de Seguridad Alimentaria organizado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura), Antonio Yúnez Naude, académico de El Colegio de México; Isabel Cruz, experta en finanzas para los pobladores rurales más pobres, y Alfonso Cebreros, directivo de Maseca y vicepresidente del Consejo Nacional Agropecuario.

Érika Ramírez