Autor:

Con un campo devastado, la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) —encabezada por José Calzada Rovirosa— carece de mecanismos de control y seguimiento en el otorgamiento de apoyos del Programa de Concurrencia con las Entidades Federativas. El daño al erario se calcula en 56 millones 812 mil 700 de pesos, según el Informe Individual del Resultado de la Fiscalización Superior de la Cuenta Pública 2016.

Mientras una cuarta parte de la población vive en este sector en condiciones de pobreza. El documento presentado por la Auditoría Superior de la Federación (asf) revela que no se proporcionaron los expedientes con los que se demuestre la entrega y comprobación de los apoyos otorgados a productores por 28 millones 196 mil 900 pesos.

La auditoría 16-0-08100-02-0284 también indica que para acreditar la aplicación de los recursos recibidos, los beneficiarios presentaron comprobantes fiscales cancelados, y en otros casos se emitieron notas de crédito que anularon o disminuyeron el importe de los comprobantes presentados en los proyectos por 21 millones 705 mil 900 pesos, que podrían implicar un daño a la Hacienda Pública Federal.

En 2016, la Sagarpa otorgó apoyos a productores por los mismos conceptos en más de una ocasión, tanto en el Programa de Concurrencia con las Entidades Federativas, como en el Programa de Incentivos para Productores de Maíz y Frijol y en el Programa de Fomento a la Agricultura.-Componente Modernización de Maquinaria y Equipo” por 6 millones 189 mil 900 pesos, que podrían implicar un daño al erario.

Además, dice la ASF, se otorgaron recursos que no se aplicaron de conformidad con lo autorizado, aunado a que no se demostró que se efectuó el pago de los proyectos por 400 mil pesos y, se identificaron proyectos que no estaban concluidos por 320 mil pesos.

Érika Ramírez