Autor:

Resulta que el periodismo de investigación del portal de Animal Político, que dirige el periodista Daniel Moreno al coordinar a los reporteros para buscar hechos e informar de los mismos, acaba de ser objeto de amenazas e inquisiciones judiciales, porque publicaron que la Auditoría Superior de la Federación recurrió a la PGR, para denunciar como delitos federales, que en los períodos que Rosario Robles y José Antonio Meade Kuribreña ocuparon Sedesol, varios millones de pesos se “facturaron” a empresas fantasmas. Esto es un desvío de fondos públicos y que en el ámbito de la corrupción de funcionarios se tipifica como peculado. En el habla popular: es un robo millonario, donde Javier Duarte, la Robles y Meade-“Mid” se homologan a la delincuencia organizada; e incluso son peores que éstos ya que quienes detentan cargos en el gobierno, cometen delitos amparados en la impunidad.

En el portal de Animal Político, con fundamento en las libertades constitucionales de buscar y dar a conocer toda clase de información, sustentada en hechos y actos procesales del derecho penal vigente, se dio a conocer que Mid y su grupo derechista-priista, que maneja Videgaray y Peña (así como Rosario Robles) –para no decir que robaron–, desviaron millones de pesos y con ellos dizque pagaron servicios de empresas que no existen. Y, que, obviamente, fueron a dar a la partida de enriquecimiento ilícito de ellos, para que se guarden en bancos con prestanombres o de plano lo entregaron a familiares y amigos para tener un “guardadito”.

Al saber Robles-Mid, o sea Rosario-José Antonio, que Animal Político informaba a la opinión pública individual y colectiva, no de simples hechos que ya de por sí son verídicos y contrastados, sino de las demandas penales ante la PGR, los dos involucrados vomitaron sus amenazas sobre Daniel Moreno y sus reporteros, en el sentido de que los demandarían con inquisiciones judiciales por difamación y daños a su honor de funcionarios peñistas y, en el caso de  Mid, como precandidato externo del PRI a la presidencia de la República. Se pusieron rabiosos. Ella con su clásica hipocresía. Él mostrándose iracundo. Los dos no leyeron bien la información; o si lo hicieron, quisieron acusar el golpe informativo, con la estratagema de los que se quieren escabullir por el drenaje de las aguas negras.

Pasaron por alto que los periodistas de Animal Político tuvieron conocimiento de que la Auditoria Superior de la Federación había interpuesto sendas demandas penales contra los presuntos responsables de haber entregado millones de pesos a empresas inexistentes, cuando la Robles y Meade Kuribreña fueron titulares de Sedesol. Así que en Radio Educación, durante el programa La Defensoría de las Audiencias, con la participación de Daniel Moreno y el delegado de la asociación Artículo 19, se ventiló cómo Mid y la señora Robles se ha habían asociado para, con sus abogados, presentar demandas contra el portal de Animal Político, su director y sus reporteros, porque con fundamento constitucional en los Artículos 6 y 7 de la Ley Fundamental de los Estados Unidos Mexicanos y cumpliendo con su deber profesional, informaron que esos dos funcionarios estaban mencionados como titulares de Sedesol, en los períodos en que millones de pesos –para decirlo suavemente– fueron “desviados”, facturándolos a empresas que no existen.

Pero como son de la “escuela” de Nuño y no saben “ler”, pasaron por alto que la información daba cuenta de las acciones penales de la Auditoría Superior de la Federación, solicitando investigar el destino de esos millones de pesos. Así que encolerizados, los dos empleados de Peña soltaron sus amenazas. Y como Trump, vomitaron sus heces en sus furiosas declaraciones, donde Mid era el más decidido, dirigiéndose al portal de Animal Político, mientras vociferaba que no iba a permitir que mancharon su honor.

Queda claro que ese vómito de censura a la publicación de Animal Político, muestra a un Mid consecuente con el priísmo peñista, que a lo largo del sexenio que –afortunadamente– está por concluir, ha sido de ataques a las libertades de prensa, orquestados por detrás del trono presidencial de Videgaray; desde que Higa, Angélica y Enrique llegaron más allá del intento, es decir, cumplieron su amenaza de silenciar a Carmen Aristegui para evitar la divulgación de la corrupción de la “casa blanca”. De entonces a la fecha, no han cesado esas embestidas contra las libertades de prensa.

Con estos acontecimientos nos queda claro que los politiquillos no encuentran la manera de impedir que la información sea dada a conocer por los medios de comunicación. Y en uno más de sus tropiezos, Mid se aferra al autoritarismo; incluso cuando, como en el caso, fue pillado como secretario de Desarrollo Social (y su antecesora: Rosario Robles), en millonaria corrupción. Aclarando que Animal Político y Daniel Moreno, solamente ejercieron su derecho constitucional en la búsqueda y difusión de la información. Y que en ese contexto Mid y compañía se han querido pasar de listos; pues parece que sólo saben “ler” y por esto no entienden la información. Motivo por el cual reaccionó tan virulentamente con sus amenazas de inquisidor.

Álvaro Cepeda Neri

[BLOQUE: OPINIÓN][SECCIÓN: DEFENSOR DEL PERIODISTA]