Autor:

La organización Amnistía Internacional documenta que en México las policías de los tres niveles de gobierno detienen arbitrariamente de forma rutinaria a personas para extorsionarlas.

En su informe Falsas sospechas: detenciones arbitrarias en México demuestra que “los agentes a menudo colocan pruebas falsas en un intento de demostrar que están haciendo algo para abordar la delincuencia, o de castigar a personas por su activismo de derechos humanos”.

En Yucatán, por ejemplo, un niño de 14 años fue detenido y torturado por policías municipales de Chemax. El infante, que padece una enfermedad auditiva que le impide escuchar adecuadamente, fue acusado ilegalmente de haber participado en actos vandálicos contra una patrulla. “El niño fue detenido arbitrariamente en febrero de 2016, cuando salía de la escuela. Indignación ha acompañado la presentación de la queja ante la Comisión de Derechos Humanos (Codhey) y la denuncia penal correspondiente”.

Para Érika Guevara-Rosas, directora para las Américas de la organización, “el sistema de justicia de México es totalmente inadecuado para su propósito y, por tanto, está fallando masivamente a la población”.

Agregó que “la policía parece estar deteniendo a personas sin más motivo que fingir que está actuando para hacer frente a la delincuencia. En última instancia, con esto no se consigue nada, más que poner a todas las personas del país en peligro de sufrir violaciones de derechos humanos tales como tortura y otros malos tratos”.

De acuerdo con Amnistía, el informe se basa en entrevistas confidenciales con policías e integrantes del sistema de justicia. En sus conclusiones, señala que “en México los arrestos a las personas que supuestamente estaban cometiendo un delito al ser aprehendidas no suelen funcionar como una respuesta auténtica para enfrentar los delitos cometidos en el país, sino que son utilizados por las autoridades de forma ilegal, principalmente contra aquellas personas que enfrentan situaciones históricas de discriminación, con una preocupante afectación a hombres jóvenes que viven en pobreza”.

Nancy Flores