Autor:

“Por las violaciones al derecho a la vida, a la integridad personal y a las garantías judiciales, entre otros derechos, del defensor Mariano Abarca Roblero”, familiares y organizaciones de la sociedad civil demandan al Estado mexicano ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

El defensor del medio ambiente y los derechos humanos, de origen chiapaneco, fue asesinado el 27 de noviembre 2009 frente a su casa, ubicada en el municipio de Chicomuselo. De acuerdo con los denunciantes, “todos los sospechosos por este crimen, que sigue en la impunidad, están vinculados a la empresa minera canadiense Blackfire Exploration”.

Como se recordará, Abarca Roblero –quien se dedicaba a la agricultura– era un líder comunitario opositor a la minería, en especial a “los daños ocasionados por la mina de barita de Blackfire Exploration en Chicomuselo. Era miembro de la Red Mexicana de Afectados por la Minería y sigue siendo un gran ejemplo para quienes resisten al modelo extractivo en Chiapas”.

Familiares y organizaciones que acompañan la demanda ante la CIDH consideran que ese asesinato “fue propiciado por las autoridades mexicanas, las cuales, frente al constante cabildeo de la Embajada de Canadá en México, respondieron a favor de los intereses de la minera canadiense Blackfire. Fallaron en proteger la vida del defensor, quien sufrió repetidas agresiones antes de ser asesinado y en garantizar la procuración de justicia por este crimen. Todos los sospechosos son vinculados a la empresa Blackfire, pero ninguno está detenido actualmente, y la investigación ha estancado”.

Por ello, en su búsqueda de justicia, ahora llevan el caso ante una instancia internacional y piden que se condene al Estado mexicano por el crimen, ocurrido hace 7 años y medio.

 

Comments

comments