Autor:

La Secretaría de la Función Pública (SFP) determinó que un funcionario de la empresa Exportadora de Sal firmó un contrato de compraventa y suministro de salmuera residual sin el consentimiento ni aprobación del Consejo Administración y por ello lo inhabilitó para desempeñar empleos, cargos o comisiones en el sector público durante 5 años.

A través de un comunicado de prensa, la SFP señala que “la firmeza de la resolución se encuentra supeditada al resultado de los medios de impugnación que tiene a su alcance el servidor público para enfrentar dichas sanciones”.

Como lo ha informado Contralínea, la Función Pública también investiga operaciones financieras que causaron pérdidas multimillonarias a la empresa.

Y es que Exportadora de Sal, SA de CV –copropiedad al 50 por ciento del Estado mexicano y de la trasnacional de origen japonés Mitsubishi–, perdió 246 millones 736 mil pesos por diversas operaciones de derivados financieros en los mercados de capital, reveló la Auditoría Superior de la Federación (ASF) en su más reciente informe, presentado en febrero pasado.

El caso fue denunciado el 17 de enero de 2017 ante el Órgano Interno de Control en la Secretaría de Economía, por ser esta última la que preside el Consejo de Administración de Exportadora de Sal. Mediante el oficio DGAFFA/SIIC/001/2017, la Auditoría Superior le solicitó a la contraloría, en el ámbito de sus atribuciones, “realice las investigaciones correspondientes”.

Además, la ASF solicitó a la empresa y a la Secretaría de Economía que informaran sobre las facultades y obligaciones otorgadas al Comité de Inversiones, así como su estructura y la evaluación de su funcionamiento; “sin embargo, no contaron con dicha información. Exportadora de Sal tampoco acreditó haber sometido a autorización del Consejo de Administración la creación del Comité de Inversiones”.

De acuerdo con el más reciente informe de fiscalización superior, durante 2014, Exportadora de Sal “realizó seis operaciones con derivados para ejercer en 2015, para lo cual se emitieron las confirmaciones correspondientes bajo los contratos marco firmados con dos instituciones financieras […], en las cuales se pactaron dos instrumentos financieros denominados forwards y […] range forwards, […] cuyo efecto se reflejó en la información financiera de 2015”.

La ASF agrega que la empresa careció de la evidencia de otras alternativas adicionales a los dos bancos con los cuales celebró operaciones financieras derivadas desde 2006, por lo que no pudo comprobar que fueron las mejores opciones.

El análisis descubre que Exportadora de Sal “pagó 19 millones 948 mil pesos de las comisiones por coberturas cambiarias (prima), las cuales se registraron contablemente como pagos anticipados, y se amortizaron en forma mensual durante 2015”.