Autor:

El Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan desmintió al titular de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI),  Lenin Carbajal Cabrera, quien insinuó que la organización estaría implicada en un presunto desfalco de recursos públicos.

A través de un comunicado de prensa, Tlachinollan advirtió que la declaración de Carbajal del pasado 12 de junio es una difamación contra el Centro de Derechos Humanos, al señalarla del desvío de los recursos destinados a comunidades indígenas de Guerrero, luego de las afectaciones de los fenómenos naturales Ingrid y Manuel de 2013.

De acuerdo con el diario El Sur (Anarsis Pacheco, 13 de junio), el servidor público aseguró que ya no hay fondos para apoyar a los 16 mil indígenas damnificados que censó la organización civil. Y señaló que en esa lista de Tlachinollan incluso hay funcionarios y personas que no necesitan la asistencia social.

Por ello, dijo, se ha pedido la intervención de la Auditoría Superior de la Federación que audite retroactivamente la asignación de recursos públicos que, según Carbajal, ha administrado el antropólogo Abel Barrera, director de Tlachinollan.

Ante estas acusaciones, el Centro de Derechos Humanos de la Montaña recuerda “que en septiembre de 2013 las tormentas derivaron en decenas de muertos e indígenas afectados, muchos de los cuales tuvieron que desplazarse de manera forzada ante la omisión de las autoridades estatales y federales de generar acciones efectivas para garantizar su derecho a la vivienda, a la salud, a la educación y a la alimentación”.

Desde ese entonces, indica, el Centro ha acompañado la demanda justa de las comunidades, quienes a través del Consejo de Comunidades Damnificadas de la Montaña continúan la demanda que sigue vigente por la inacción, discriminación e inoperancia de las instituciones.

La declaración del funcionario se dio al tiempo que el equipo de Tlachinollan se reunía con la canciller de Alemania Ángela Merkel.

Para el Centro, “las autoridades de México usan las calumnias y la difamación contra los defensores que son incómodos al poder, pues visibilizan las omisiones del Estado y defienden los derechos humanos de quienes menos tienen”.

Nancy Flores