Autor:

Tenemos que decirlo por enésima vez, no se trata únicamente de los periodistas y, de éstos, sobre todo los reporteros, quienes están cada vez más en la mira de los poderes del Estado, los poderes fácticos de las delincuencias y del poder privado empresarial. Todos ellos han ido aumentado –y parece que hasta el infinito– su odio a las libertades de prensa. Y están, a su vez, más que cientos de miles, millones de mujeres, niños y hombres siendo víctimas consuetudinarias de los abusos del poder, tanto en las democracias representativas como en los regímenes, ahora llamados “autoritarios”, para que no exijan sus derechos. Y de éstos, los derechos de las libertades de prensa, como el resto de los derechos humanos son constantemente violentados.

A este propósito, Amnistía Internacional, por conducto de su directora ejecutiva: Tania Reneaum (La Jornada, 2 de mayo de 2017) declaró: “En materia de derechos humanos el Estado mexicano (debería decir: Enrique Peña Nieto y sus funcionarios del gobierno federal y estatales, por supuesto junto con los desgobernadores), tiene un discurso esquizofrénico, pues mientras ante la comunidad internacional abandera, propone e impulsa políticas e iniciativas en favor de las garantías individuales, en lo interno el país vive desde hace tiempo en una prolongada crisis de violaciones graves, en medio de la impunidad y colusión de las mismas autoridades”. El reportero José Antonio Román nos da más detalles sobre ese otro informe que engrana con el de Reporteros sin Fronteras que, exclusivamente, se ocupa de cómo los periodistas están siendo duramente atacados hasta llegar a los homicidios, en el contexto internacional de las perversidades de Trump a los medios de comunicación (consultar el reportaje de J Jesús Esquivel: “La prensa que lo saca de quicio”, en Proceso del l9 marzo de 2017; y los ensayos en Letras Libres de abril de 2017, El periodismo contra la mentira).

En ese amplio espacio mundial de calentamiento de la guerra fría, por las provocaciones del césar coreano y de Trump, no cesan, pues, los atentados y hechos consumados contra la prensa que insiste en practicar sus libertades democráticas y, por lo general también constitucionales. Y como un ejemplo claro de las conductas antidemocráticas que se llevan a cabo contra los periodistas, recientemente y ante la pregunta de un reportero para que confirmara o desmintiera sus dichos sobre el espionaje contra él por parte de Obama, el presidente estadunidense no quiso responder y censuró al periodista, en un acto más de prepotencia de quien ha dicho que creyó que gobernar a Estados Unidos sería como dirigir una de sus empresas; lo que lo ha hecho fallar gravemente, al grado de que sigue siendo candidato para el juicio político, si no es que antes decida renunciar (ver la columna de Andrés Oppenheimer “El vaticinio del juicio político a Trump”, en el periódico Reforma del 20 de abril de 2017).

Esto viene como anillo al dedo porque el peñismo-priísta ha vuelto a ceder ante el oligopolio de los medios de comunicación; es decir, ante Televisa, Tv-Azteca y los concesionarios de la radio, impidiendo el derecho de las audiencias a su petición de que los locutores separen la información de la publicidad y sus opiniones. Esto es, a su vez, un ataque al trabajo de los reporteros y de todos los periodistas en conjunto, a quienes además, en esos medios de comunicación masiva les roban los contenidos y los presentan como propios.

El informe de Amnistía Internacional presenta su análisis de que “la libertad de prensa en el mundo está más amenazada que nunca, debido a las informaciones falsas y la retórica antimedios de líderes como Trump” (La Jornada, 27 de abril de 2017).  Y confirma, una vez más la situación “muy grave” que padece México al encabezar la lista negra en América Latina. La organización Reporteros sin Fronteras insiste en señalar a México por los incalculables homicidios de que ha sido víctima, y “gangrenado por la corrupción y la violencia del crimen organizado”.

Álvaro Cepeda Neri

[BLOQUE: OPINIÓN][SECCIÓN: DEFENSOR DEL PERIODISTA]

 

 

Contralínea 541 / del 29 de Mayo al 04 de Junio de 2017