jueves 2, julio 2020

Autor:

La Paz, Bolivia. La aerolínea estatal Boliviana de Aviación (BoA) impulsa su política de crecimiento en niveles nacional y mundial con la adquisición de aviones, la apertura de nuevas rutas y la apropiación de tecnología de última generación.

La empresa aérea incorporó este año un avión Boeing 737-300 para vuelos de mediana distancia y tiene previsto agregar cinco más a su flota de 21 aparatos antes de concluir el 2017, con una inversión de 16 millones de dólares.

Según el gerente general de BoA, Ronald Casso, la nueva nave tiene capacidad para 138 personas y fue adquirida bajo la modalidad de leasing financiero (alquiler con opción de compra), al precio de 750 mil dólares.

La aeronave realizará viajes a los nueve departamentos del país y a destinos internacionales ubicados en Sao Paulo (Brasil) y Buenos Aires y Salta (Argentina).

En el acto de entrega, el presidente de Bolivia, Evo Morales, resaltó el aumento constante de la cantidad de aviones en la aerolínea, con miras a mejorar el servicio a la población.

De acuerdo con Casso, de los aparatos de la compañía boliviana, un par está en proceso de mantenimiento en México, y a mediados de 2017 la empresa recibirá dos más, uno de largo alcance, para 225 pasajeros, y otro para corta distancia, de más de 50 asientos.

La empresa también tramita un par de rutas en el Caribe: Tacana y Cancún, mientras a La Habana se mantiene un vuelo mensual y trabaja para que, a partir del segundo semestre, se efectúen viajes semanales.

Asimismo, se iniciaron los trámites en Perú para obtener el permiso de operación de servicio de transporte aéreo regular internacional de pasajeros, carga y correos en la ruta Santa Cruz-Lima y viceversa, con hasta siete frecuencias semanales.

De esta manera, BoA confirma su interés de unir ambos países con viajes diarios que podrían concretarse a mediados del presente año, con los modelos de Boeing y CRJ-200 Bombardier.

Para potenciar el desarrollo de la aerolínea, la firma pública inaugurará el próximo mes un centro de entrenamiento de pilotos en la central ciudad de Cochabamba, a un costo de más de 1,8 millones de dólares.

La principal característica de la nueva infraestructura es la implementación de un simulador de vuelo para contribuir a la preparación profesional de bolivianos y extranjeros.

En ese sentido, Boliviana de Aviación gestiona el otorgamiento de una certificación internacional del Centro de Entrenamiento de Pilotos para que cualquier aviador del mundo pueda acceder al servicio de capacitación e instrucción del país.

Otra de las iniciativas que impulsa la compañía estatal es el centro de mantenimiento y la construcción de un hangar para resguardar las aeronaves en fase de reparación rutinaria.

Según las proyecciones de la empresa, se estima contar con toda la infraestructura y los equipos en pleno funcionamiento para el próximo año.

A los planes de expansión, la aerolínea une los de modernización, que recibirán un nuevo impulso con el respaldo de la proveedora de soluciones tecnológicas para la industria de viajes Amadeus.

Boa empleará el sistema completo de Servicio de Pasajeros Altéa y las soluciones de comercio electrónico de Amadeus en aras de mejorar los servicios y la distribución del contenido para las agencias de viajes que usan esa plataforma.

Casso sostuvo que la colaboración con la empresa europea es parte de una estrategia para impulsar a la línea aérea en la región y desarrollar “una ventaja competitiva” a medida que crezcan las inversiones.

La aerolínea logrará mayor eficiencia en sus operaciones, ahorrará costos y mejorará en áreas como servicio al cliente, facturación, gestión de interrupciones y peso y balance, entre otras, con la solución Altéa, que ofrece la capacidad de manejar de manera integral las reservas, el inventario y las salidas de vuelos.

También permitirá que BoA acelere el desarrollo de acuerdos interlineales y de código compartido con otras líneas aéreas en la región, así como en América del Norte y Europa.

Amadeus, cuya oficina central está en Madrid, es una empresa de prestación de soluciones tecnológicas avanzadas para el sector de los viajes a escala mundial y entre sus clientes destacan proveedores, distribuidores de productos y compradores turísticos.

Desde la creación de BoA, el mercado aéreo de Bolivia es el que más creció en América Latina, con un incremento multiplicado por cuatro en los últimos 10 años.

En 2016, la empresa estatal ratificó su liderazgo entre las aerolíneas de Bolivia, al transportar el 80 por ciento de los pasajeros (2.6 millones de personas) y reportó más de siete millones de dólares en ganancias.

De ese monto, destinó más de un millón para el bono Juancito Pinto, dirigido a garantizar el pleno acceso a la enseñanza desde edades tempranas.

La aerolínea estatal fue creada el 24 de octubre de 2007 mediante el Decreto Supremo 29318 e inauguró operaciones el 30 de marzo de 2009, con solo dos aeronaves y una inversión de 15 millones de dólares.

La sede central se encuentra en Cochabamba y su centro de conexiones principal es el Aeropuerto Internacional Jorge Wilstermann, además de contar con los internacionales de El Alto y el de ViruViru, en la urbe de Santa Cruz de la Sierra, como bases de operaciones secundarias.

BoA conecta actualmente a nueve ciudades bolivianas y llega, además, a las localidades de Uyuni (suroeste), Chimoré (centro) y Yacuiba (sur) y, también, tiene rutas a Argentina, Brasil, España y Estados Unidos.

Adrián Mengana Martínez/Prensa Latina