Autor:

Estados Unidos intensificó su apoyo económico y logístico a México después de que Felipe Calderón inició su llamada “guerra contra el narcotráfico”. La afrenta ha sido cofinanciada con más de 115 millones de dólares, tan sólo a través de 13 programas de ayuda militar y policiaca

Desde que Felipe Calderón declaró la guerra contra el narcotráfico (8 de diciembre de 2006) el gobierno mexicano ha recibido “apoyo” económico de Estados Unidos por 115 millones de dólares, en una de las estrategias instrumentadas por el país vecino: programas de ayuda militar y policiaca a México.

Los informes del Departamento de Estado de Estados Unidos (Foreign military training and dod engagement activities of interest report, para los años de 2000 a 2015) revelan que la “guerra” ha sido cofinanciada con 115 millones 398 mil 116 de dólares, mediante 13 programas de “ayuda” aportados desde la administración de George W Bush.

Las estadísticas del Atlas de la seguridad y la defensa de México 2016 –elaborado por la Dirección General de Análisis Legislativo del Instituto Belisario Domínguez del Senado de la República, junto con el Colectivo de Análisis de la Seguridad con Democracia (Casede), revelan que los recursos aportados desde 2000 y hasta 2015 ascienden a 174 millones 603 mil 862 dólares.

La afrenta contra las drogas puesta en marcha por el gobierno de Calderón fue “una guerra fallida”, según muestran los resultados, indican los investigadores Jonathan D Rosen y Roberto Zepeda en el Atlas. “A pesar de que la cooperación entre México y Estados Unidos se fortaleció a través de la Iniciativa Mérida, la violencia se intensificó durante su sexenio”, indican.

Rosen y Zepeda apuntan que el número de narcoejecuciones se mantuvo en ascenso entre 2007 y 2011, cuando los niveles de violencia alcanzaron su punto máximo. En tanto que para 2012, por primera vez desde 2007, el número de homicidios relacionados con el crimen organizado se redujo relativamente en comparación con el año anterior.

En entrevista, Jorge Retana Yarto –economista y maestro en finanzas, especializado en economía internacional e inteligencia para la seguridad nacional por el Instituto Nacional de Administración Pública– critica que México ha llevado a cabo acuerdos militares de cooperación policial-militar con Estados Unidos de carácter “autónomo”; es decir, “no aprobados por el Senado de la República y que se niegan a darlos a conocer por considerarlos un tema de seguridad nacional y, cuya modalidad son de renovación continua dentro de un sexenio de gobierno, que regularmente se prolongan hasta el siguiente gobierno”.

13 programas antinarcóticos

Las cifras de los programas de ayuda militar y policiaca a México 2000-2015 evidencian que el “apoyo” entregado por el país vecino a México por este concepto, desde que el Ejército salió a las calles para el “combate” calderonista representa el 64.63 por ciento de lo analizado por los investigadores del Casede, en 15 años.

El Atlas indica que al rubro Sección 1004, Asistencia contra las Drogas, le suministraron 80 millones 668 mil 809 dólares, siendo esta la cifra más alta de todas en el periodo 2007 a 2015. Este programa inició en año fiscal 1991 en el Departamento de Defensa, con la finalidad de dar a las fuerzas de seguridad estadounidenses y extranjeras apoyo adicional para actividades contra narcóticos.

 “La Sección 1004 autorizó al Departamento de Defensa a prestar apoyo a las actividades antinarcóticos y contra la delincuencia organizada trasnacional de las fuerzas de seguridad estadunidenses y extranjeras; así como de los organismos encargados de hacer cumplir la ley” indica la plataforma Security Assistance Monitor. A citizen’s guide to US security and defense assistance.

Esta Sección contempla incluso el mantenimiento y reparación de equipo, transporte, capacitación, infraestructura, tráfico, establecimiento de mando, control, comunicaciones y redes informáticas, reconocimiento aéreo y terrestre y provisiones de servicios de análisis lingüístico y de inteligencia, según describe la plataforma elaborada por organizaciones como Friends Committee on National Legislation, Latin America Working Group, Project on Middle East Democracy, Washington Office on Latin America que contribuyen en la obtención y publicidad de la información.

El programa Control Internacional de Narcóticos y Fortalecimiento de la Ley es el segundo programa en importancia, con 13 millones 418 mil 9 dólares. Este proporciona equipos, capacitación y servicios a países extranjeros para luchar contra el narcotráfico y la lucha contra la delincuencia, incluyendo la lucha contra el lavado dinero… la asistencia se administra dentro de la Oficina de Asuntos Internacionales de Narcóticos y Aplicación de la Ley (INL) del Departamento de Estado de Estados Unidos.

Le sigue el rubro Educación y Entrenamiento Militar Internacional, con 12 millones 424 mil 300 dólares. Con éste, Estados Unidos proporciona capacitación y educación en forma de beca a estudiantes de “naciones aliadas y amigas”, indica la Security Assistance Monitor. Los objetivos son aumentar la estabilidad regional mediante relaciones efectivas y mutuamente beneficiosas entre militares.

Los programas que obtuvieron menos de 5 millones de dólares fueron: Programa de Becas de Combate al Terrorismo, Departamento de la Defensa, con 3 millones 871 mil 687 dólares; Programa de Becas Regionales de Defensa contra el Terrorismo, 3 millones 481 mil 956 dólares; Centros Regionales de Estudios Estratégicos, 777 mil 541; Academias de Servicio, 308 mil 921; Entrenamiento del Departamento de la Defensa, 290 mil 449; Ventas Militares al Extranjero, 150 mil 494 y el Programa de Intercambio Académico, 5 mil 950 dólares.

La guerra continua, de Calderón a Peña

En el capítulo Una década de narcoviolencia en México: 2006-2016, Jonathan D Rosen y Roberto Zepeda, hacen énfasis en que mientras transcurrían las elecciones presidenciales de 2012, Enrique Peña Nieto (como candidato del Partido Revolucionario Institucional) criticó la estrategia de Calderón, “aludiendo a que consistía principalmente en el despliegue de los militares para combatir el crimen organizado y en patrullar las calles con el fin de prevenir y desalentar las actividades criminales.

“No obstante, el gobierno de Peña Nieto ha incrementado el número de tropas militares en un 50 por ciento en comparación con la administración calderonista. El número total de las fuerzas militares que participan en las operaciones de la lucha contra el narcotráfico aumentó de 50 mil a 76 mil 500 entre 2012 y 2013. Además, más de 20 mil miembros de la Policía Federal también participan en estas actividades”.

Las cifras del Atlas muestran que en la administración del panista Felipe Calderón, Estados Unidos entregó 67 millones 792 mil 588 pesos de ayuda militar y policiaca. En tanto que el gobierno de Enrique Peña Nieto recibió en la primera mitad de su sexenio 47 millones 605 mil 528 dólares.

La investigación del Casede evidencia que hasta 2015, México había recibido el 70.22 por ciento de apoyos, comparados con la administración anterior.

El académico Jorge Retana –autor del libro Mafia trasnacional y economía criminal, México en la órbita de un poder paraestatal–, comenta que el Ejército Mexicano es el segundo más poderoso de América, número 31 en el ranking mundial, con menos de 300 mil miembros activos y unos 80 mil reservistas; su presupuesto es de poco más de 7 mil millones dólares.

Agrega, en su estudio La regionalización de la seguridad en América Latina, que de 2009 a 2014 el Pentágono entrenó a 2 mil 500 militares en detención, monitoreo e intercepción de aviones y embarcaciones sospechosas, y combate al terrorismo.

Érika Ramírez

[SEGURIDAD]

 

Contralínea 536 / del 24 al 30 de Abril 2017

One Comment

  1. Germain Santos Salvatore / mayo 6, 2017 at 6:41 pm

    SOLO HAY UNA CAMINO Y DESTINO QUE SEGUIRAN TODOS LO TRAIDORES A LA PATRIA…

Comments are closed.