Autor:

El recorte del 30 por ciento a la Agencia Estadunidense para el Desarrollo (USAID, por su sigla en inglés), ordenado por el gobierno de Donald Trump, dejará sin recursos a 38 proyectos en materia de seguridad que el organismo mantiene en México.

Para 2017, la USAID seguirá reduciendo drásticamente los “apoyos” para México. Del organismo, los mexicanos recibirán en este año 31 millones 500 mil dólares, alrededor del 7 por ciento de lo que recibían anualmente durante el sexenio de Felipe Calderón.

La orden ejecutiva del mandatario de Estados Unidos –equivalente a un decreto presidencial– afectará principalmente a los apoyos que se otorgan a organizaciones no gubernamentales. Los montos de los apoyos a las autoridades mexicanas se habían reducido desde tiempos de Barack Obama y, aún con la Iniciativa Mérida incluida, sólo han representado en los últimos 10 años el 3.6 por ciento del total de lo que destinan las secretarías de la Defensa Nacional (Sedena) y de Marina (Semar) a preservar la seguridad de México.

Los apoyos de la USAID a los 38 proyectos de seguridad mexicanos se realizan a través de cuatro programas: Antinarcóticos; contra el Crimen Trasnacional; Estado de Derecho y Derechos Humanos, y Gobernabilidad, se consigna en el documento Órdenes ejecutivas del gobierno de EU en materia de seguridad: implicaciones para México, elaborado por el Instituto Belisario Domínguez, adscrito a la Dirección General de Investigación Estratégica del Senado de República.

Durante el quinto año de gobierno de Enrique Peña Nieto en México y primero de Donald Trump en Estados Unidos (2017), la USAID destinará a México un total de 31 millones 514 mil dólares. En contraste, en 2010, en pleno calderonismo, la USAID destinó a México 459 millones de dólares. Los datos, obtenidos por el Instituto Belisario Domínguez del Colectivo de Análisis para la Seguridad con Democracia (Casede), muestran la reducción drástica de recursos de la USAID en México a partir del inicio del sexenio de Enrique Peña Nieto: 195 millones 77 mil dólares para 2013; 148 millones 131 mil para 2014; 110 millones para 2015; 49 millones 700 mil para 2016, y 31 millones 514 mil dólares para 2017.

El programa al que más recursos le han sido recortados es el de Estado de Derecho y Derechos Humanos. A través de ese esquema en 2010 se recibían 166 millones 500 mil dólares, mientras que para 2017 se contarán con 16 millones 969 mil dólares.

Las consecuencias para México de las órdenes ejecutivas de Donald Trump todavía estarán por verse. En el documento del Instituto, cuyo autor es el investigador Raúl Zepeda Gil, se señalan otras medidas que impactarán a los mexicanos en cuanto se concreten: “el Departamento de Estado identificará y cuantificará todas las fuentes de ayuda o asistencia federal directa o indirecta al gobierno de México, anualmente de los últimos 5 años. Se incluye asistencia económica y ayuda humanitaria, bilateral y multilateral”.

Además, en cuanto a las medidas específicas para criminalizar la migración, “se establecerá [en Estados Unidos] un programa de atención a las víctimas de delitos cometidos por migrantes”; “cada mes se informará, de forma accesible al público, el número de deportados”; y se reportará trimestralmente “cuántos inmigrantes están encarcelados por el Buró Federal de Prisiones” y, entre otros, “el estatus migratorio de todos los extranjeros condenados y encarcelados en prisiones federales y centros y centros de detención en Estados Unidos”.

Zósimo Camacho