Autor:

Los colectivos y las personas que integran el Movimiento por Nuestros Desaparecidos en México denuncian las deficiencias en los mecanismos de protección del Estado mexicano. Señalan que tales carencias ponen en riesgo la vida y la integridad de las personas que buscan a sus familiares desaparecidos.

Denuncian que los integrantes queretanos del Colectivo Desaparecidos Justicia Brenda Rangel Ortiz, Enrique Rangel y Víctor Manuel García Herrera, fueron interceptados y amenazados por hombres armados. Brenda y Víctor Manuel cuentan con medidas cautelares, por lo que Brenda hizo uso del botón de pánico que le otorgó el Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas de la Secretaría de Gobernación. Pero no obtuvo respuesta. También solicitaron el apoyo de la Policía Federal y de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena). Nadie acudió a su llamado. Sólo una patrulla de la Policía Municipal llegó al lugar de los hechos 20 minutos después de que los agresores se hubieran retirado.

En otro caso, el pasado viernes 17, integrantes de Fuerzas Unidas por Nuestros Desaparecidos Nuevo León encontraron lo que al parecer son restos óseos carbonizados, por el rumbo de las Grutas de García. Fueron retenidas por dos horas y media por agentes policiacos sin las condiciones de seguridad adecuadas.

En ambos casos, los familiares ya han sido amenazados por quienes no desean que no se busque a los desaparecidos. Por ello, el Movimiento por Nuestros Desaparecidos en México reprueba “la forma de proceder de las autoridades que  están para velar por la seguridad de las y los ciudadanos”. Advierte que no se trata de casos aislados, sino que los familiares de los desaparecidos están en permanente riesgo.

 “Por lo que exigimos que tanto el Mecanismo de Protección a Defensores de Derechos Humanos y Periodistas, la Procuraduría General de la República e, incluso, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos protejan a quienes nos mantenemos en la búsqueda de las personas desaparecidas, familias que se han convertido en defensoras y defensores de derechos humanos al no encontrar respuesta por parte del Estado mexicano”.

El Movimiento por Nuestros Desaparecidos en México está integrados por la Asociación de Familiares de Detenidos Desaparecidos y Víctimas de Violaciones a los Derechos Humanos en México (Afadem-Fedefam); la Asociación Unidos por los Desaparecidos de Baja California, AC; el Colectivo Colibrí; el Colectivo Familias de Desaparecidos Orizaba-Córdoba; el Colectivo Solecito; Desaparecidos Justicia, AC, Querétaro; Enlaces Nacionales; Familiares en Búsqueda María Herrera; Fuerzas Unidas por Nuestros Desaparecidos Coahuila; Fuerzas Unidas Por Nuestros Desaparecidos México; Por Amor a Ellxs; Red Eslabones por los Derechos Humanos; Voces unidas por la Vida Sinaloa. Acompañan sus labores las organizaciones Cauce Ciudadano; Centro de Derechos Humanos Juan Gerardi; Centro de Derechos Humanos Paso del Norte; Centro Diocesano para los Derechos Humanos Fray Juan de Larios; Red Retoño; Servicios y Asesoría para la Paz

Zósimo Camacho