Autor:

Suele recomendarse que, para proteger tu identidad en internet, compres los dominios que te interesan. Hacerlo, podría salirte muy caro; no hacerlo… también.

Es una práctica común para cualquier negocio que cuenta con cierta asesoría y la capacidad económica necesaria el registrar dominios con diferente terminación y hasta nombres similares para proteger la marca y evitar confusiones.

Por ejemplo Donald Trump comenzó a registrar hasta donde sabemos nombres desde 1997. El primero, uno muy obvio: DonaldJTrump.com pero él sigue al pie de la letra la idea –y seguro sus asesores son muy insistentes–, pues ha registrado alrededor de 3 mil 500 nombres de dominio hasta la fecha.

Tiene registrados los dominios Trumpmexico.com y Trumpbaja.com, www.TrumpShoesMexico.com, TrumpMexicoCity.com, DonaldTrumpFootwearMexico.com… negocios son negocios pese al desprecio mostrado, pues en ciertos momentos ha intentado realizar proyectos en México y en Baja California; sí, a los estadunidenses les gusta acortar nombres.

La lista de nombres registrados por ejemplo incluye otros que coinciden con la temática de sus negocios o la imagen que tiene de él mismo: TrumpEmpire.com, TrumpOrganization.com o TrumpBuilding.com, por ejemplo. Justo antes de lanzarse como candidato a la Presidencia de Estados Unidos registró VoteAgainstTrump.com. Podría parecer extraño o ilógico registrar un nombre en su contra, pero no quedó ahí: también ha registrado dominios como TrumpScam.com, TrumpNetworkFraud.com, TrumpNetworkSucks.com, y hasta tenía registrado desde hace tiempo el dominio TrumpRussia.com, tema que tantos dolores de cabeza le ha provocado.

El dominio www.TedCruz.com muestra una foto de Hillary Clinton declarándola presidente de Estados Unidos.

Queda claro el comprar dominios positivos o similares a nuestro negocio o nombre para evitar que alguien los registre y se lleve nuestros visitantes por error o para ganar dinero usando publicidad. Pero para qué registrar dominios negativos o que aparentemente podrían afectar la marca, por ejemplo también tiene registrados: TrumpNetworkMarketingFraud.com, TrumpPyramidScheme.com, ImBeingSuedByTheDonald.com y la respuesta es precisamente para que no los registre alguien más y con ellos pueda afectar a la marca.

La capacidad de un nombre de dominio va más allá de sólo ser la entrada a un sitio web.

Hay que recordar que los dominios no se compran, se registran. Lo que significa que podemos utilizarlos por 1 año o por el tiempo que hayamos pagado, pero al terminar este periodo deberemos renovarlo y pagar de nuevo. Si no lo hacemos, lo perdemos; y alguien más podría utilizarlo por el tiempo que considere pagarlo. Una característica de estos productos virtuales es que están y no están. Los usamos pero en verdad no existen. Así como en los videojuegos se paga por casas, ropa y hasta armas para los personajes con los que jugamos. No compramos nada tangible, pagamos por algo que sólo existe en el ciberespacio.

Pueden usarlos para burlarse, así que en el caso de Trump habrá que ser más ocurrente de lo normal, pues se la ha pasado registrando nombres. Pero si parece exagerado registrar dominios, debemos recordar el caso del candidato republicano Ted Cruz, que nos hace recordar el debate entre Kennedy y Nixon. Sería un debate televisado; Nixon rechazó la idea del maquillaje; el joven Kennedy aceptó gustoso una capa de polvo para evitar el brillo de la piel. Durante la transmisión y gracias al calor generado por la iluminación, Nixon sudaba, se veía incómodo y desagradable por no entender las nuevas reglas de la televisión. Ni Ted Cruz ni nadie de su equipo se dedicó a proteger dominios a tal nivel que le ganaron su propio nombre: www.TedCruz.com, en la que se subió en su momento una foto de Hillary Clinton declarándola presidente de Estados Unidos.

Aclarado el punto, también hay que señalar comprar un nombre de dominio es barato; casi cualquier persona o empresa por pequeña que sea puede comprar un par. Sin embargo pareciera que cada día aparecen nuevas extensiones de dominio y el costo de mantenerlos todos puede ahogar a las pequeñas empresas. Pero a pesar del surgimiento constante de ésas, siempre bastará con registrar un punto com y la extensión del país donde se encuentra la empresa. Y si te sientes mal porque ya te ganaron un dominio, debes de saber que a Donald Trump, ahora presidente de Estados Unidos, con todos sus millones, asistentes personales y abogados, el casi anónimo Chris Puchowicz les ganó los dominios: Trump.tv y Trump.org.

Gonzalo Monterrosa

[BLOQUE: MISCELÁNEO][SECCIÓN: SOCIEDAD BETA]

Contralínea 528 / del 26 de Febrero al 04 de Marzo 2017