Nuestros lectores

Autor:

Repudia andanada contra pobladores de El Limón

Ejidatarios de la comunidad El Limón, municipio de Cocula, Guerrero, sufrieron un atentado con armas de fuego el pasado 22 de agosto a manos de un grupo de sicarios, el cual dejó gravemente herido al compañero Eligio Rebolledo Salinas, quien está internado en el Hospital General de Iguala, debatiéndose entre la vida y la muerte.

Desde hace más de un año, los ejidatarios tomaron la mina de oro ubicada en terrenos del ejido y que opera la empresa canadiense Tekcominko Gold Corp, debido a que operaba desde hace siete años a costa de generar graves daños al medio ambiente por la utilización de cianuro y otros materiales tóxicos. Con ello ha afectado tierras, flora, fauna y mantos acuíferos. De esta forma, aparte de hacer más improductivas las tierras y ahuyentar a las especies de animales, provocaba enfermedades de diversos tipos a los habitantes, principalmente a niños y ancianos.

Luego de años de gestiones de los campesinos, ninguna autoridad –ni federal ni estatal– hizo nada para detener el ecocidio. El gobierno del estado solamente ofreció montar una planta tratadora de agua, pero los ejidatarios tenían que pagar los costos de instalación y mantenimiento.

La empresa “ofreció” comprarles sus parcelas a razón de 1 mil 200 pesos por hectárea.

Sin más alternativa, los comuneros tomaron las instalaciones de la mina. La justicia actuó pronta y expeditamente librando órdenes de aprehensión contra 83 compañeros, a los que acusó de daño en propiedad ajena, ataques a las vías de comunicación y los que resulten. Es esta misma justicia que por años permitió la violación a la Ley Federal de Protección al Ambiente.

Como los comuneros no aceptaron las condiciones de Felipe Calderón ni de Zeferino Torreblanca ni de la empresa, empezaron a correr las amenazas de muerte contra ellos, principalmente contra sus dirigentes y la compañera Evelia Bahena, quien viene apoyándolos desde hace años.

Hoy los sicarios están presentes en las entradas de la comunidad, amenazando a los habitantes. Y el gobierno del estado se niega a enviar policías estatales para detenerlos.

A pesar de todo, los compañeros han mostrado su disposición a seguir luchando y solicitan el apoyo a su lucha de parte de las organizaciones de trabajadores y del pueblo; solicitan pronunciamientos de repudio al atentado del que fueron víctimas.

La comunicad está atemorizada ante la eventualidad de que la montaña del Jumil se deslave con las lluvias y caigan piedras y lodo –dejados por la empresa– y agua sobre los habitantes.

Carmen Prieto Arteaga, La Resistencia-Acción Socialista

Lamenta corrupción, pobreza e injusticia

Luego del leer el reportaje de las cuentas sospechosas de Emilio Chuayffet, mi comentario es que, como siempre, el gobierno (o sea los funcionarios) “tira la piedra y esconden la mano”. La delincuencia y el manejo político en la aplicación de la ley tienen postrado al país. Zedillo se atrevió a encarcelar al hermano incómodo y al gobernador narcotraficante Villanueva. Desde entonces, las administraciones federales panistas han pecado de tolerancia y complicidad en cuanto a la corrupción e impunidad. Están rebasadas. Por esto y otras cosas le están poniendo en bandeja de plata la Presidencia de la República al PRI (Partido Revolucionario Institucional). Como gobernantes, priistas y panistas han defraudado al pueblo de México. Y desde 1988, unidos han bloqueado, mediante fraudes, el acceso de la izquierda al poder.

Le están dejando al pueblo, sumido en la pobreza y la injusticia, la violencia como única salida de liberación posible.

Clemente Sánchez Zepeda

Migrantes de Oaxaca “dan su vida a cambio de nada”, dice

Soy originaria de San Martín Peras, Oaxaca. Agradezco el reportaje sobre la pobreza en ese municipio. Me provoca mucha tristeza ver cómo tienen que emigrar a Estados Unidos chavos y chavas de 12 a 15 años de edad con la ilusión de ganar dólares. Y dan su vida a cambio de nada.

Claudia Ramírez González

“¿Con qué objetivo el gobierno destruye normales rurales?”, pregunta

Fue muy triste leer la situación en la que se encuentra la Escuela Normal Rural de Aguilera, Durango. Vemos que es el mismo escenario que prevalece sobre todas las demás normales rurales del país. Tal parece que los gobiernos se han dedicado a destruirlas. ¿Con qué objetivo? ¿Político? ¿Acaso porque en estas escuelas se forman docentes con ideales políticos de izquierda? ¿Acaso porque los egresados de estas escuelas concientizan a los más explotados y les hacen ver que deben exigir respeto a sus derechos como ciudadanos mexicanos? ¿Ése será el motivo real? El que suscribe es profesor de informática y diseño gráfico en una escuela secundaria ubicada en la ciudad de Playa del Carmen, Quintana Roo. Inicié mis estudios en la Escuela Normal Rural “Lázaro Cárdenas del Río”, Tenería, Estado de México, y luego regresé a mi lugar de origen en la Escuela Normal Rural “Justo Sierra Méndez”, Hecelchakán, Campeche.

Profesor Héctor Gabriel Puc Alcocer

Felicita a Contralínea

Señor director:

Muy buena información. Mi modesta felicitación a Contralínea. Ésta es la prensa que México necesita.

Francisco A Sánchez Torres

Reprueban “sabotaje” a encuentros de solidaridad

El gobierno de Campeche boicotea el encuentro de solidaridad por la liberación de los presos políticos del movimiento de resistencia civil contra las altas tarifas de luz de Candelaria y por la defensa de los derechos de los compañeros desalojados de San Antonio Ebulá.

El gobierno del estado amenazó a la compañía de autobuses contratada por los compañeros del Movimiento de Resistencia de Candelaria para trasladarse al encuentro y a las compañías de autobuses del municipio de Candelaria y sus alrededores para que tampoco contrataran sus servicios a los compañeros de Candelaria. Esto ocurrió cuando faltaban sólo dos días para el inicio del encuentro que se llevaría a cabo en el plantón que mantienen los compañeros del Movimiento de Resistencia de Candelaria y el Frente en Defensa de la Tierra de San Antonio Ebulá, frente al palacio de gobierno de la ciudad de Campeche. Por ello, los compañeros de Candelaria se vieron prácticamente inmovilizados para hacer presencia masiva en el encuentro que se realizaría los días 13, 14 y 15 de septiembre.

El municipio de Candelaria se encuentra bastante retirado de la ciudad capital de Campeche y, además de que es muy caro el costo del pasaje, sólo existen dos corridas comerciales a la ciudad de Campeche por día, por lo que fue imposible que todos los compañeros del Movimiento de Candelaria se trasladaran por su cuenta.

Después de haber impedido el retorno de los desplazados de Ebulá a su pueblo, el gobierno de Campeche vuelve a imponerse con prepotencia, ilegal y descaradamente, sobre los derechos del pueblo campechano.

Denunciamos al gobierno de Campeche por el cinismo y la prepotencia con la que despoja y reprime al pueblo organizado. Exigimos que dejen de violar los derechos de nuestros compañeros de Candelaria y Ebulá.

¡Ya basta!

Movimiento de Cultura Popular

Mérida, Yucatán

Denuncian escalada de agresiones contra zapatistas

Las agresiones contra las comunidades zapatistas se agravan cada día. Después de la entrada de la policía en San Sebastián Bachajón, en el Caracol de Morelia, continúan presos Antonio y Jerónimo Gómez Saragos. La agresión en Bachajón es contra la tierra y el territorio zapatistas, motivada por (la resistencia a) la construcción de la autopista San Cristóbal-Palenque y por los proyectos ecoturísticos.

En Mitzitón, compañeros tzotziles de La Otra Campaña que defienden sus tierras agredidas por la construcción de la carretera San Cristóbal-Palenque fueron atacados por paramilitares de la Opddic (Organización para la Defensa de los Derechos Indígenas y Campesinos), quienes mataron a Aurelio Díaz Hernández y dejaron cinco compañeros muy gravemente heridos.

La escalada continúa agravándose. Ahora es en el Caracol de Resistencia Hacia un Nuevo Amanecer, en la Garrucha, donde personas de la ARIC (Asociación Rural de Interés Colectivo) del ejido Santo Tomás agredieron a zapatistas en el predio Casa Blanca, municipio San Manuel. Allí murió una persona de la ARIC, Manuel Santiz Clara, que estaba por rematar a un zapatista a machetazos. Siete zapatistas fueron heridos con machete, secuestrados y llevados a una cárcel donde fueron torturados.

Cada vez la violencia es mayor. La agresión contra la tierra y el territorio zapatista ya ha dejado dos muertos, varios heridos y presos…

¿Cuántos más? Preguntamos…

Desde aquí, les queremos decir a los compañeros de las comunidades ¡no están solos!

No nos quedemos callados, denunciemos estos hechos. Hagamos un compromiso con la libertad de los presos y con el cese de la represión contra las comunidades zapatistas y de La Otra Campaña.

Red contra la Represión y por la Solidaridad